En época de desplazamientos nos resulta especialmente interesante hacer estimaciones e investigaciones que faciliten informaciones a los conductores. En este caso y viniendo muy a cuento con los excesos de tráfico, resultará de utilidad saber qué provincias son las favoritas por los radares móviles y por el contrario cuáles se ven más tranquilas de esta vigilancia.

La ubicación  de los radares móviles responde a una situación bastante obvia. Estos se situarán en los puntos que pueden albergar más complicaciones y concentraciones de tráfico. De esta forma Madrid y Barcelona se encuentran a la cabeza al ser más complejo circular por sus calles y más sencillo caer en errores que pueden llevarnos a multas de tráfico. Sus calles, carriles de aceleración de autovías, salidas de túneles, son rincones frecuentes donde pueden aparecer para aprovechar el desconcierto y el exceso de confianza del conductor para imponer la sanción.

Por el contrario en provincias como La Rioja o Cantabria, menos pobladas, tienden a operar de dos a tres dispositivos móviles, para garantizar que los límites de velocidad se cumplen principalmente y no se cae también en otro tipo de infracciones. Una cifra mínima pero que no deja tampoco en absoluta tranquilidad a los conductores con lo que puede en un momento inesperado terminar siendo una sanción.

Normalmente aprovechan en todos los casos las mañanas para hacer sus rondas e inspecciones, siendo mucho más intensivo hasta llegar a la madrugada en los fines de semana, puentes, vacaciones y festivos. Su presencia es continua en las carreteras secundarias que son las que más preocupación despiertan en Tráfico aunque en periodos vacacionales alternan en largas rectas de las autovías y autopistas donde es fácil confiarse y superar los límites establecidos.

Vehículos discretos con colores por norma general amparados en el plata, aunque seguidos por blancos, grises oscuros azules y negros.  Los modelos más habituales son Peugeot 407, Citroën C5, Nissan Qashqai, Renault Laguna o más excepcionalmente Mercedes Clase C. Todo es susceptible de ser controlado y a veces hasta un coche averiado puede ocultar un radar.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×