Legalización de la marihuana: consecuencias viales

Han pasado más de 4 años desde que se legalizara, en diciembre de 2012, la marihuana en Washington, Estados Unidos. Poco después, entre 2013 y 2014, el número de conductores implicados en accidentes de tráfico después de haber consumido cannabis aumentó del 8 al 17 por ciento. Son datos del estudio de la Fundación para la Seguridad en Tráfico de la Asociación Automovilística Estadounidense (AAA, por sus siglas en inglés).

En 2014, sólo 1 de cada 6 conductores implicados en un accidente mortal había consumido recientemente la droga. “El aumento significativo en los accidentes letales en los que se ha consumido marihuana es alarmante”, ha señalado Peter Kissinger, presidente de la AAA, en un comunicado de prensa.

“Washington sirve como un estudio que alerta a los demás estados lo que podrían experimentar con respecto a la seguridad en las carreteras después de legalizar la droga”, ha añadido. Actualmente, al menos 20 estados estadounidenses están considerando la posibilidad de legalizar la marihuana, mientras que otros muchos ya lo han hecho. En algunos es legal, pero sólo mientras esté destinada a tratamientos medicinales.

Marihuana y conducción

En lo que no hay consenso es en cómo abordar exactamente de forma legal el tema. Y es que los efectos de la marihuana varían de una persona a otra, haciendo que sus capacidades para conducir se vean mermadas de diferente forma. Por eso, los límites legales de consumo estipulados hasta ahora mismo podrían carecer de utilidad. Estas normas especifican el nivel más alto de THC (el componente principal de la marihuana) activo que los conductores pueden tener legalmente en su organismo.

El THC activo en el torrente sanguíneo por lo general sugiere que alguien consumió marihuana hace poco; además, afecta a la mente y puede alterar la capacidad de una persona de conducir de forma segura. Montana y el estado de Washington implementaron un límite legal para la marihuana de 5 nanogramos por mililitro (ng/ml). En Colorado, una concentración sanguínea de al menos 5 ng/ml significa que es probable que alguien estuviera conduciendo bajo la influencia de la droga. Por otra parte, en Nevada y Ohio se puso el límite en 2 ng/ml. El límite legal en Pensilvania está por debajo de 1 ng/ml.

Si te ha resultado útil esta información, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Los criterios clave de las multas de tráfico por consumo de drogas

No habrá multas por drogas sin pruebas posteriores de laboratorio

Tráfico culpa al consumo de drogas del mayor número de accidentes de tráfico

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×