Con intención totalmente manifiesta de lograr que las multas de tráfico no se queden sin probar, ha crecido en los últimos tiempos la moda de los municipales que con cámara en mano retratan las supuestas infracciones para dar una prueba más de validez a su testimonio.

Los conductores deben de saber ante este tipo de situaciones que aunque exista una fotografía de por medio, no tienen la batalla perdida y que siempre pueden seguir recurriendo con éxito las sanciones, dado que hay una serie de puntos que son más basicos para su cumplimiento que cualquier instantánea tomada. Un intento de dar mayor veracidad que de poco sirve si la notificación no se hace correctamente.

Para ello se tendrá que saber de antemano que ningún cuerpo policial pone o quita multas. Su función se limita a denunciar a la autoridad los hechos que pueden constituir una infracción. En ese modo de denunciar aunque se utilice en algunos casos cámara de fotos para dar mayor veracidad al testimonio, se intenta con ello de manera abusiva utilizar cualquier pretexto para multar y por ello y con más razón que nunca se tienen que cumplir ciertas pautas en la notificación de la misma.

La ley es muy clara en esto y se tiene que notificar en el acto al denunciado y en caso de que por razones de tráfico, riesgo para la circulación, que el conductor esté ausente o que se haya enterado el agente a través de algún radar o imagen captada, se podrá efectuar posteriormente. Si no se cumplen estos supuestos la denuncia podría no ser válida aunque los municipales con interés se dediquen a tomar forografías con cámaras de bolsillo.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×