La Dirección General de Tráfico (DGT) está decidida a terminar con las cadenas fraudulentas que alargan la vida de coches antiguos. Para ello, se ha anunciado una nueva medida destinada a llevar un control sobre las revisiones de los vehículos. Ahora serán también los radares de las carreteras los que controlen minuciosamente si se pasa la ITV de manera puntual.

De la mano del jefe de la Unidad de Normativa de la DGT, Javier Villalba, se ha establecido una nueva función para los radares que nos encontramos en las carreteras. Estos ya no sólo tendrán que controlar que los vehículos lleven la velocidad que se marca en las señales según los tramos  o si se saltan un semáforo o algún control con total tranquilidad porque los radares se renovarán a partir de ahora con la función de vigilar y alertar si no se tiene la ITV en vigor.

Un paquete más a cumplir por parte de los radares para lograr un rejuvenecimiento del parque automovilístico, una de las preocupaciones en las que más se insiste desde Tráfico, al considerar que se está tentando peligrosamente la seguridad de las carreteras con el mantenimiento de vehículos demasiado viejos y en malas condiciones. Esto queda reflejado en que cada vez supone un mayor esfuerzo y más en periodo de crisis pasar la ITV, motivo que ha hecho que se tengan que establecer medidas más radicales para lograr que los conductores pasen la temida revisión.

Entre los puntos que también se consideran viables para acompañar esta acción que en un futuro se incorporará a los radares, y se estima que no será a tan largo plazo será el envío de 13 millones de cartas a propietarios de vehículos de más de 10 años de antigüedad, para informar de los riesgos que supone llegados a este punto circular con este tipo de vehículos considerados viejos, además de “la retirada de forma efectiva”, -aunque esto pensado para mucho más adelante- de aquellos vehículos que a todas luces sean un riesgo para la seguridad y se constate que no gozan de las condiciones necesarias para su correcto funcionamiento.

Un tema que cada vez se toman más en serio y en el que no se está dudando en dar grandes pasos para intentar que no se convierta la crisis en una excusa en la que ampararse para no pasar la ITV y que ésta, esté en vigor. Ahora los radares asumirán un nuevo papel destinado a hacer efectiva esa misión. Un cuidado más a extremar para el que no se escatimarán recursos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×