La Dirección General de Tráfico (DGT) está decidida a que el próximo año los radares móviles sean las grandes apuestas de las carreteras frente a los dispositivos fijos. Su posible incremento es prácticamente un hecho y buen ejemplo de ello es su nuevo ‘Pegasus’, por lo que es conveniente tener bien asentado qué tipos de radares móviles podemos encontrarnos:

En primer lugar y como la forma más eficiente para meter el miedo en el cuerpo a los conductores, nos encontraríamos con los coches patrulla, que lejos de no distinguirse, son completamente reconocibles y están equipados con un sistema de radar para detectar quienes pisan más de la cuenta el acelerador. El problema que encontramos es que tanto la DGT como la Policía suele intentar esconderse para pasar lo más desapercibidos posibles y que de esta forma prosperen más sus multas de tráfico.

Por otro lado y como elemento bastante típico en las carreteras para controlar los excesos de velocidad, estarían los radares trípode, los cuales son unos dispositivos que se sostienen precisamente sobre un trípode y de ahí reciben su nombre. Son muy fáciles de camuflar dado su pequeño volumen y son los principales elementos que más sangrías de multas provocan entre los conductores al ser los radares que más y mejor se esconden.

Entre las grandes novedades por las que Tráfico ultimamente apuesta están los radares que multan desde el aire. Ahí es donde entra la eficacia del costoso radar ‘Pegasus‘, dispositivo desarrollado con tecnología militar que se puede adaptar para que funcione en los helicópteros de la DGT. Su precio es muy elevado y es pionero en nuestro país, resultando que multa hasta cuatro veces más que los radares normales por contar con la baza del descuido y confianza absoluta del conductor que no ve que está siendo espiado desde el cielo.

Finalmente tanto sobre un trípode como empuñada en la mano de un agente, las pistolas láser miden la velocidad que lleva cada vehículo y en caso de sobrepasar los límites marcados quedará constancia y será objeto de la pertinente denuncia que al igual que los anteriores casos, resultan muy sencillos de esconder y pasar desapercibidos en las carreteras.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×