Los radares son una fuente inagotable de sorpresas. Si bien cada vez encuentran medidas más eficaces para vigilar a los conductores desde todo tipo de medios, su control en un futuro podría llegar a ser total, incluyendo la vigilancia a distancia de si existe presencia de alcohol en el interior de los vehículos.

Controlar elevado a la máxima potencia es lo que se pretende que hagan los radares en el futuro. Tanto sería así que aunque nos parezca extraño, no sería descabellado que que estos pudieran detectar vapores de alcohol a distancia. Una idea que cobra forma y fondo si se tiene en cuenta que ya se emplean radares para detectar explosivos u otras sustancias químicas y peligrosas a distancia.

Por lo que partiendo de ello, se ve cada vez más posible y real que esto pueda ser efectivo en las carreteras en un futuro. Se tendría que matizar muy mucho todos los puntos y excepciones, dado que la versión con la que se ha trabajado no es capaz de detectar si el alcohol procedente del interior del coche procede del conductor o de otro pasajero, o incluso de alguna botella abierta que se encuentre en su interior.

La operación tendría su sentido, si el radar da un aviso y en ese momento la Policía detiene al vehículo y haciendo la pertinente prueba de alcoholemia y los resultados dan la razón a este intrumento para el control. Una posibilidad en el aire, aunque cada vez más cercana al intentar eliminar para siempre y de manera drástica las opciones juntas de alcohol y conducción.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×