Madrid pone un cerco en el centro para el tráfico

Una medida que van a tomar como ejemplo otras ciudades y que busca ganar en calidad de vida y también para acabar con situaciones incómodas de aglomeraciones de tráfico. Por el momento las ‘nuevas murallas’ que se levantarán en la capital de España tienen fecha a enero de 2015.

Lograr que el centro de la ciudad no sea un foco de contaminación y también desterrar la famosa ‘boina madrileña’ son los objetivos que se persiguen con el nuevo cerco al tráfico en Madrid. Sólo existirán concesiones para los residentes de la zona que lo acrediten con su respectiva tarjeta, a los que usen los aparcamientos públicos, repartidores en días laborables y a los motoristas en horario de 7 a 22 horas.

Esta labor se la califica desde ya, como una nueva maniobra para ampliar el Área de Prioridad Residencial, comenzando el cerco por el centro y desde enero extendiéndose desde los barrios de Sol y Palacio a los de Cortes y Embajadores en los sucesivos meses. En total unas 352 hectáreas de la capital y con el objetivo de no quedarse en esos límites sino de ir cerrando el tráfico a otras fronteras urbanas.

Sistema de vigilancia y multas para cumplir la medida

Con ello se fomentará el transporte público y también la obligación de pagar por aparcar o desplazarse con vehículo propio por las calles de la ciudad. Una maniobra también hábil que no se puede eclipsar por la idea de ganar únicamente salud en la ciudad. Precisamente esta última medida tendrá un sistema de control para garantizar que todo se cumpla. Para ello 22 cámaras con reconocimiento de matrícula velarán para que sólo los residentes tengan exclusividad de circulación por el centro, existiendo multas de carácter leve (en torno a 90 euros) para los infractores.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×