El Ayuntamiento de Sevilla está potenciando el uso de la tecnología para combatir las infracciones de tráfico. Para ello el Consistorio ha dotado a la Policía Local de 140 teléfonos móviles de última generación, de la marca concreta de Blackberry para que a través de estos dispositivos se agilicen los trámites burocráticos.

Estos teléfonos que se encuentran conectados con los ficheros de la Agencia Tributaria y a la base de datos del Ayuntamiento sevillano así como a la Dirección General de Tráfico, ofrecen un gran servicio a la Policía Local al tener toda la información que requieren al momento, introduciendo únicamente el número de la matrícula del vehículo, además de poder beneficiarse de las prestaciones que ofrecen este tipo de teléfonos como la cámara fotográfica y de vídeo entre otras.

Esto supone una mayor garantía jurídica para las multas al contar las propias denuncias con la fotografía pertinente que ellos mismos hacen y adjuntan a través de sus dispositivos móviles. Además, cada aparato va provisto de una impresora portatil con la que puede sacarse una copia de la multa para depositarla en el parabrisas del coche o moto pertinentemente denunciados.

Lo único que puede salvar a los conductores de que este nuevo instrumento les pille ‘in fraganti’ es que la batería de estos teléfonos dura como máximo un día de trabajo y puede que en algún momento tenga que rebajar por fuerza sus acciones.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×