Las salidas de vía, el choque con el vehículo precedente o los atropellos son los tipos de accidentes más frecuentes que se producen por distracción en la conducción. En 2010, la desatención en la conducción fue la causa de 608 accidentes mortales en los que fallecieron 684 personas y 288 resultaron heridas graves.

Por este motivo y con el objetivo de reducir dicha accidentalidad (en 2010, la distracción aparece como factor concurrente en un 39% de los accidentes mortales en carretera), la Dirección General de Tráfico pone en marcha desde el lunes 4 de abril y hasta el domingo 10, una nueva campaña especial de sensibilización y concienciación de los peligros que entrañan las distracciones.

Durante los siete días de duración de la campaña, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico intensificarán los controles, con el intento de trasladar a la sociedad la imperante necesidad de mantener durante el tiempo de conducción la máxima atención.

Marcar un número de teléfono, responder a una llamada telefónica, manipular el navegador, encender un cigarrillo o ajustar la radio o el reproductor de CD, son accidones tan sencillas y realizadas en numerosas ocasiones de forma no consciente por el conductor que pueden convertirse en letales cuando se realizan conduciendo.

Uno de los principales motivos que genera la distracción en el conductor es el uso del teléfono móvil durante la conducción. Según diversos estudios, el uso del teléfono móvil es un factor que multipliza por cuatro el riesgo de sufrir accidentes. Mientras se habla por teléfono, aunque sea manos libres, se pierde la capacidad de concentración necesaria para conducir: no se mantiene una velocidad constante, la distancia de seguridad no es suficiente y el tiempo de reacción aumenta considerablemente entre medio y dos segundos.

Encender y apagar un cigarrillo, lumbre que se desprende, humo… son elementos que provocan distracción y pueden causar un accidente. Según diversos estudios de investigación, fumar mientras se conduce multiplica por 1.5 el riesgo de sufrir un accidente.

Además de los ya citados y sabidos motivos de distracción (móvil, cigarrillo, navegador, radio/reproductor) existen dos factores de riesgos más que pese a ser desconocidos son importantes en la accidentalidad vial. Los alcances traseros, las alidas de vía o ciertas invasioens de carril contrario contiguo están relacionados con el conductor que circulaba fatigado o con sueño y que no pudo evitar el accidente.

La Ley de Seguridad Vial en su artículo 11.2 y el Reglamento de Circulación en su artículo 18.1 estipulan que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garantice su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”.

Sanciones Graves

Además,la Ley de Seguridad Vial, en su artículo 65 tipifica como infracción grave: “conducir utilizando manualmente dispositivos de telefonía móvil, navegadores o cualquier otro sistema de comunicació” y “conducir utilizando cascos, auriculares y otros dispositivos que disminuyan la obligatoria atención permanente en la conducción”.

Corresponde a este tipo de infracción grave una sanción de multa de 200 euros y la detracción de tres puntos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×