Multa por equipaje: cómo evitarla

A la hora de salir de vacaciones, no debemos colocar el equipaje a lo loco. Hay una serie de normas que dictan cómo transportarlo para evitarnos una multa.

En estas fechas es común ver a cómo las familias salen de vacaciones con el maletero y la vaca hasta arriba; a veces, incluso, el remolque va a rebosar. Pero no todo vale, y puede terminar en multa.

Por eso, lo primero a tener en cuenta es que, siempre que sea posible, el equipaje debe ir colocado en el maletero. En caso de no caber, podrán colocarse en los asientos traseros, pero siempre convenientemente sujetos. Y es que, si por desgracia tuviésemos un accidente, los objetos que estuviesen sueltos saldrían volando, multiplicando su peso gracias a la velocidad y, por tanto, el peligro.

También puede acarrearnos una multa no utilizar los anclajes adecuados si llevamos una baca o un remolque. Esta será la mejor opción para trasladar objetos de gran envergadura que no puedan dividirse por piezas, pero siempre sin olvidar que todo debe estar colocado de tal manera que nada pueda caerse a la calzada ni comprometer la estabilidad del coche, ni mucho menos reducir la visibilidad del conductor. Además, por supuesto, de garantizar la seguridad de los ocupantes y de los demás vehículos que circulan por la vía.

Además, nunca debemos olvidar las características de nuestro coche: el fabricante indica una carga máxima recomendada que, en caso de verse superada, acelerará el desgaste del vehículo y dificultará la conducción, complicándonos las acciones de acelerar y frenar.

Multa por equipaje mal colocado o mal señalizado

No está de más recordar que los turismos sólo pueden transportar aquello que sea de uso particular, generalmente en el espacio del maletero. No obstante, si no fuese espacio suficiente, además de los asientos se pueden utilizar otras vías para cargar el equipaje:

Para objetos grandes, siempre es mejor recurrir a la baca o al portabicicletas. En estos casos, todo debe estar colocado de tal manera que nada pueda caerse a la calzada ni comprometer la estabilidad del coche. Habitualmente, la carga no puede sobresalir del perímetro del coche, pero, como en todo, hay excepciones: si el equipaje concreto fuese indivisible, podría sobresalir por la parte trasera hasta un máximo del 15% de la medida total del coche. En este caso, nunca podrá faltar un panel V-20, puesto que no llevarlo será causa indiscutible de multa. Hablamos de esa señal cuadrada con líneas transversales y con 50 centímetros en cada lado que se coloca en el extremo de la carga; se trata de la única señalización homologada para transportar objetos más grandes que la planta del vehículo.

Según dice el Reglamento de Circulación, “Circular con el vehículo cuya carga pueda arrastrar, caer total o parcialmente, desplazarse de manera peligrosa o comprometer la estabilidad del vehículo, sin disponer de los accesorios que garanticen la adecuada protección o acondicionamiento de la carga transportada. Siendo el responsable el titular o conductor vehículo y con una multa de 200 euros” (Según el artº 65.f de la LSV)

Si esta información te ha sido útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

 Las multas del verano

Consejos para salir de viaje

Remolques: requisitos para su circulación

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×