La Dirección General de Tráfico (DGT) está decidida a cambiar el parque automovilístico en España. Para ello, ha presentado un nuevo plan de movilidad segura y sostenible que apuesta por lograr que en 2016 los vehículos que circulan por nuestras carreteras tengan menos de siete años.

Con la obsesión puesta en erradicar los coches viejos, es decir, aquéllos que superen los diez años de antigüedad para garantizar la seguridad al volante, Tráfico se ha mostrado contundente: no es país para los coches viejos. Recordando el título de la película que protagonizó el oscarizado Javier Bardem, la directora de la DGT, María Seguí ha determinado que ante la baja calidad del parque, “que puede todavía empeorar más”, dados los efectos de la crisis económica, se tiene que actuar con “contundencia”.

De esta forma se pondrá especial cuidado y vigilancia en los vehículos antiguos, informando al titular de las características técnicas de su coche para que tome conciencia de los riesgos al mantenerlo para los desplazamientos en carretera. Asimismo, se le recordará insistentemente la visita de la ITV, se perseguirán los talleres irregulares y se obligará a elaborar un documento en el que se explique el historial de averías y reparaciones para contar con toda la información los compradores en caso de querer venderlo.

Una medida más, junto con la  dispuesta para el impuesto de circulación que el próximo año entrará en vigor, que determinará pagar más o menos en función de la antigüedad del vehículo, dado que los más viejos son los que contaminan más. Presiones y normas para que las nuevas generaciones jubilen a los viejos.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×