Todo conductor teme un trágico momento en la vida de su coche. Éste es, cuando toca pasar la ITV (inspección técnica del vehículo) y se dejan al descubierto los parches o achaques que todo coche sufre con el paso de los años. Precisamente al ser una tarea que no agrada a ningún conductor tanto por su valía como por lo que puede destapar al implicar averías y con ello gastos imprevistos, cada vez son más elevadas las cifras de los que deciden no pasar deliberadamente la ITV. Sin embargo esta acción trae consecuencias, que se traducen en un incremento de las multas a los conductores.

Circular con la ITV caducada en el caso de las carreteras madrileñas se ha cobrado en el primer semestre del 2011 un total de 28.704 sanciones, que si se trasladan los resultados del mismo periodo de este año, se ve claramente el aumento del 15,6% de las multas, según los datos facilitados por la Jefatura Provincial de Tráfico. Del mismo modo, habría que meter en este mismo saco a todos aquellos conductores que pasan la ITV en el periodo estipulado pero su informe es desfavorable y aun con ello, continúan circulando tranquilamente por las carreteras.

El envejecimiento de nuestro parque automovilístico

Unos datos que preocupan a Tráfico si se considera que con la crisis han aumentado los vehículos con más de 10 años de vida así como las ventas de vehículos usados que requieren cada año el examen de la ITV para garantizar la seguridad de las carreteras. Un peligro para la seguridad vial así como un riesgo también económico porque la multa por circular con una ITV desfavorable o excederse del plazo fijado es de 200 euros que se incrementarán en 500 y pérdida de puntos del carnet o la misma retirada del permiso hasta que se haga la inspección, si con la acción de no pasar la ITV se pone en peligro  la seguridad del resto de conductores.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×