Se acabaron las chanclas y las camisetas de tirantes. El otoño ya está aquí y tendremos que estar preparados  para echarnos a la carretera.

Otoño: tiempo para extremar las precauciones al volante
El otoño no sólo conlleva bajadas generalizadas de las temperaturas. También supone un considerable aumento en la probabilidad de lluvia, la caída de las hojas y otra serie de aspectos a tener en cuenta.

Por eso, debemos estar preparados. Con estos simples consejos, minimizaremos el riesgo de accidentes y disgustos:

Prepara tu coche para el otoño

Una revisión a tiempo del coche nos puede ahorrar un disgusto.

– Comprueba el estado de los frenos. Con las lluvias, tan clásicas del otoño, los necesitarás.

– También en esas situaciones tendrás que tener a punto los limpiaparabrisas, escobillas y luneta térmica.

– Es posible que, con tantas horas de luz como tienen los días en verano, ya ni recuerdes cómo funcionan las luces. Dale un repaso y mira que funcionan correctamente. Por supuesto, no olvides las anti niebla: las necesitarás.

– Inspecciona los niveles de aceite, de líquido de frenos y del limpiaparabrisas.

– Un elemento indispensable son las ruedas, y su buen o mal estado puede suponer la diferencia entre tener o no tener un accidente. Verifica que la presión es la adecuada y que las ranuras tienen una profundidad mínima de 1,6mm para tener un buen agarre.

– Deberías llevarlo encima todo el año, pero en otoño especialmente: la rueda de repuesto, el chaleco reflectante y los triángulos son imprescindibles.

No descontroles la velocidad

Cuanto más rápido se conduce, especialmente en carreteras mojadas y resbalosas, más tiempo se necesita para detener el vehículo. Duplicar la velocidad de tu coche casi puede cuatriplicar la cantidad de tiempo necesario para parar con seguridad.

Toma medidas de seguridad

El cinturón, el casco, no utilizar el teléfono móvil… son consejos repetidos hasta la saciedad. Llevándolos no sólo te ahorrarás un accidente, sino que evitarás que una multa te amargue el otoño.

Presta especial atención a la carretera

Y es que en otoño se intensifica la presencia de animales en la carretera. Debes tener cuidado especialmente al amanecer y al atardecer. Prestando la atención necesaria y circulando a una velocidad prudente, podrás esquivarlos sin problema.

No te pierdas la previsión del tiempo

Un viaje con lluvia intensa o con niebla nunca es agradable, pero son características típicas del otoño. Conociendo la previsión meteorológica con antelación, podremos variar, si no el día del viaje, al menos sin la hora, evitando las más adversas.

Ojo con las hojas

Si algo caracteriza al otoño es la caída de las hojas de los árboles. Dan al paisaje un aire melancólico muy atractivo, pero en la calzada son un peligro, especialmente cuando están mojadas. Pueden ser las culpables de que hagas aquaplaning.

Lo mejor para no tener sustos es mantener una velocidad prudente, llegando incluso a disminuirla al pasar sobre grandes charcos de agua. Además, si sigues al vehículo que va delante (manteniendo la distancia de seguridad, por supuesto), verás cómo va abriendo paso.

Pero las hojas secas también pueden ser un peligro, sobre todo para tu coche. SI se acumulan, podrían atascar los conductos y obligarte a visitar de nuevo el taller.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Consejos de conducción: cómo mantener la seguridad cuando hay niebla

La problemática de las primeras lluvias en la carretera

Los neumáticos, pieza clave del vehículo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×