El Ayuntamiento de Oviedo nunca pensó que la implantación de sus nuevos radares le traería tantos beneficios, sin embargo, ahora haciendo balance ha comprobado como desde principios de año hasta el pasado mes de junio ha incrementado en este tiempo un millón de euros en lo que respecta a la recaudación de multas de tráfico del pasado año.

Estos dispositivos situados en lugares estratégicos han hecho de las calles de Pérez de la Sala, General Elorza y Manuel Pedregal el auténtico terror para los conductores, al ser los puntos que acumulan más infracciones, principalmente acusados por no respetar la zona peatonal, saltarse semáforos o por no haber respetado los límites de velocidad marcados en la zona. En lo que se refiere exclusivamente a velocidad, viene marcado y controlado por el radar situado en la entrada de la autopista ‘Y’, a la altura de Santullano, que es el punto de todo Oviedo que colecciona más multas, tal como queda reflejado en los datos que maneja la Policía Local de la ciudad asturiana.

Del mismo modo los radares que se han puesto en funcionamiento de semáforos en rojo y cámaras de videovigilancia para que se respeten los accesos a las zonas peatonales han sido los principales responsables de que los conductores ovetenses acumulen mayor cantidad de multas y de que las arcas del municipio estén más llenas en lo que va de año.

Consejos prácticos para recurrir multas de aparcamiento

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×