El otoño está asociado a grandes cambios climáticos. Eso puede afectar a tu coche, por lo que es necesario brindarle algunos cuidados específicos.

Qué necesita tu coche en otoño

Con la llegada del otoño, los cambios climáticos son una constante. Si bien hay días con buenas temperaturas y sol, otros son de grandes lluvias y frío. Si no queremos que nuestro coche lo sufra, debemos cuidarlo.

Siempre es fundamental vigilar el mantenimiento de nuestro vehículo, y el otoño no es una excepción. Cada estación tiene sus características, y debemos adaptarnos a ellas para que nuestro coche no sufra las consecuencias.

Revisa tu vehículo

Los neumáticos

La mayoría de los conductores revisa el estado de su vehículo en verano, para asegurarse de que no dará problemas durante las vacaciones. Pero es importante revisarlo también en otoño.

Uno de los aspectos fundamentales a revisar son los neumáticos. Y es que puede ser que durante el verano nos haya dado la sensación de que las ruedas tenían un buen agarre, y llegado el otoño nos den problemas.

No debemos olvidar que no les exigimos lo mismo a los neumáticos en verano que en otoño. Y es que cuando el asfalto está frío y húmedo el agarre puede ser menor.

El sistema de alumbrado

El otoño se caracteriza porque los días son cada vez más cortos. Si a eso le añadimos el cambio de hora, veremos que conducimos más de noche que en otras épocas del año.

Por eso, es fundamental revisar adecuadamente el sistema de alumbrado. Así nos aseguraremos de ver y ser vistos.

Además de revisar las luces de cruce y las de carretera, no olvides revisar también las luces antiniebla. Y es que no sería raro que las necesitaras durante estos meses.

Los limpiaparabrisas

Tanto el limpiaparabrisas delantero como el trasero tienen que estar en perfectas condiciones. Puesto que la luz solar y los rayos ultravioletas pueden degradar la goma de las escobillas, es posible que tengamos que cambiarlas para que no lo descubramos conduciendo durante una tormenta.

El aire acondicionado

Cuando oímos “aire acondicionado” tendemos a pensar en el verano. No obstante, su revisión es fundamental también en otoño.

Si bien no se va a utilizar, probablemente, para enfriar el habitáculo, sigue teniendo un papel fundamental. Al ser aire seco, absorbe la humedad y el vaho del parabrisas. Evitaremos, así, perder visibilidad.

Vigila dónde aparcas en otoño

Si durante el verano la mayoría de los conductores vigila dónde aparcar para que no incida el sol directamente, durante el otoño también habrá que elegir cuidadosamente el sitio. Y es que en esta estación, entre el aumento del nivel de humedad y la caída de las hojas de los árboles, aparcar en según qué sitios podría provocar la creación de óxido.

También hay que tener en cuenta que en otoño es más posible que haya riadas o chubascos. Por eso, debemos intentar aparcar en zonas aparentemente secas, calles en bajada o sitios de bajo nivel. Así, evitaremos que el vehículo pueda ser arrastrado por una riada o inundarse en un momento dado.

Mantenimiento constante

Esta recomendación no es para el otoño ni para ninguna otra estación. El vehículo hay que cuidarlo todo el año, no solo para alargar su vida útil, sino para asegurarnos de que falla ningún elemento de seguridad.

Hay algunas cosas que no se deben posponer, como puede ser el cambio de aceite. Si no se hace en el momento adecuado, puede derivar en futuras averías.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Cómo cuidar la batería del coche durante la cuarentena

Cómo cuidar tu coche para que dure más

El mantenimiento de los vehículos a examen

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×