Después de haber logrado ahorrar al repostar combustible, toca aprender a hacer una conducción eficiente y de ese modo que nuestro coche consuma menos. Está claro que tiene mucho que ver qué tipo de coche tengamos y qué motor tenga éste. Pero también influye que lo conduzcamos adecuadamente.

Hay una serie de consejos muy básicos que habrás de tener en cuenta y verás cómo se nota en el contador de gasolina.

– La velocidad, mejor si es más moderada. Cuestiones de seguridad aparte (que por supuesto también son importantes), el hecho de llevar una velocidad más lenta hace que se consuma menos gasolina.

– ¿A qué revoluciones hay que circular? Si es un coche de gasolina, a unas 2.000 ó 2.500 revoluciones; si es un diésel, a unas 1.500 ó 2.000.

– Si vas a hacer una parada de más de un minuto, apaga el motor.

– En cuesta abajo, en vez de estar acelerando, pon una marcha larga y evita el acelerador.

– Las ventanillas ya sabes que mejor subidas. El aire acondicionado tampoco es un buen acompañante para ahorrar combustible.

– Cuando arranques, no pises el acelerador. Si tu coche es diesel, déjalo unos segundos antes de empezar la marcha.

– Evita acelerones y frenazos bruscos, que además de ayudarte a ahorrar combustible, ponen en juego tu seguridad.

– Aparca en la sombra, que así no se evaporará tanta gasolina. Aparte, que en verano tu coche no se convertirá en un horno.

– Procura no dejar el depósito muy vacío, ya que así el vehículo funcionará de manera menos eficiente.

– Si puedes, evita rutas con semáforos, atascos y paradas. Cuantas menos, mejor.

 

—–

No te pierdas:

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×