Los peatones son uno de esos grupos de gran riesgo cuando hablamos de accidentes de tráfico, puesto que son los que más dispuestos están a que las lesiones que sufran tras un siniestro sean graves o incluso irreversibles. Sin embargo, hay colectivos que defienden que no están del todo protegidos y se amparan en situaciones como la que vamos a ver.

Según la Audiencia de Sevilla, el atropello mortal en 2009 a una mujer que caminaba por un paso de peatones no es más que una imprudencia leve. La acusación pedía una pena de dos años y medio de prisión para la conductora por una imprudencia grave, pero el tribunal no lo ha considerado apropiado, y ha creído que los hechos muestran una imprudencia leve.

Así lo ha creído debido a que el vehículo circulaba a menos de 50 km/h y que intervinieron otros factores que terminaron por provocar el accidente: "obstáculos que dificultaban la visión, la lluvia, la incorporación del peatón fuera del paso y de forma veloz y sorpresiva". No es todo, queda un factor más que el juez ha considerado decisivo: la falta de experiencia de la conductora.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×