Desde luego que de un Récord Guiness podría tratarse la historia de esta mujer surcoreana que a los 68 años decidió apuntarse a la autoescuela para sacarse la espinita del carnet de conducir. Lo que esta buena mujer no sabía es que esa espina se iba a convertir en un puñal y que le iba a sangrar cerca de 5.800 euros por presentarse 950 veces.

Estas cifras que nos parecen casi imposibles son completamente verídicas como la protagonista que responde al nombre de Cha Sa -soon. Su proeza, que no crean que hay que restarle mérito, le ha llevado a presentarse un total de 950 intentos y a que desde abril de 2005 haya estado como un clavo todos los días a examen excepto los festivos y fines de semana para lograr ver cumplido su sueño de ser conductora.

El milagro, como podemos llamar ya a esta proeza, finalmente se ha hecho realidad y finalmente Cha Sa -soon se ha convertido en conductora aunque creemos que ahora con todo lo gastado lo raro es que se pueda pagar un coche. Una historia bastante surreal que supondrá un consuelo para todos aquéllos que no se sacan el carnet a la primera y tienen al típico amigo superdotado que lo hace y con toda la ironía te lo cuenta. ¡Después de esto, lo demás sin duda tiene consuelo!

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×