Un conductor de Alcalá de Henares ha visto con satisfacción como ha ganado una batalla contra la Policía Local gracias a la atenta labor de Pyramid Consulting, al haberle sido impuesta una multa de tráfico que presentaba desde el principio apreciables irregularidades.

El procedimiento resuelto en el Juzgado Contencioso Administrativo nº 22 de Madrid dictaminaba una clara sentencia a favor de la falta de rigor y de pruebas contudentes contra él. Sobre este conductor de Alcalá de Henares pesaba una multa de tráfico basada en la denuncia de un agente de la Policía Local del propio municipio madrileño en la cuál se le acusaba de rebasar un semáforo en fase roja y de presentar una actitud basada en un “estado de excitación”.

Sin embargo ante la falta de notificación en el acto de la sanción, lo cuál supone todo un fallo procedimental, motivado tal como se explica en la denuncia “por circunstancias del tráfico” hay que añadirle también la explicación y ratificación a esto más precisa que hizo el agente en donde se indicaba que esta causa fue movida porque “se estaba atendiendo a otro ciudadano que nos solicitó”. Notificar la denuncia en el acto al conductor es obligatorio, conforme puntualizó en el proceso Pyramid Consulting a la atención del artículo 10.2 del Real Decreto 320/94, así como consignar la causa por la que no fue posible hacerlo en el momento. La primera contradicción era evidente al considerar que atender a un ciudadano poco tenía que ver o más bien nada con una “circunstancia del tráfico”.

Contradicción que podría ser fruto meramente de una expresión desafortunada o poco clara, pero que se eleva a la categoría de duda irresoluble cuando en el acto de la vista y como principal prueba documental se puede leer en la denuncia que pesa sobre el conductor, que la causa se basa en “conductor ausente”. Otra irregularidad completamente contradictoria con lo expuesto anteriormente dado que es imposible que se denuncie a alguien por saltarse un semáforo en rojo y justificar que no se le entrega nada en el acto por encontrarse ausente del vehículo.

Esta regularidad en el procedimiento todavía se cuestiona más cuando en dicha denuncia el conductor afectado relata un incidente personal que tuvo con otro Policía Local en el mismo lugar y hora y que lógicamente era una prueba más del desconocimiento absoluto del conductor de la sanción que se le había interpuesto.

Por todo ello y ante tales razonamientos se ha estimado el recurso que defendió Pyramid Consulting, expertos en temas de multas, y el mencionado conductor ha ganado su particular batalla contra una Policía que pretendía desvirtuar con argumentos contradictorios e irregulares su presunción de inocencia.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×