Ha conseguido ganarse el cariño de todo un país. De apariencia afable, entrañable y tranquila, nunca pierde los nervios y denota confianza y bondad, dos de los grandes ingredientes que han encumbrado al éxito a la mejor Selección Española de todos los tiempos. Ha ganado todo y posee ya un palmarés de museo, sin embargo, Vicente del Bosque considera que sus mayores logros los ha conseguido fuera del campo, en su día a día.

El marqués de Del Bosque no sólo presume, que por cierto no lo hace, de haber conquistado el Mundial de 2010 y la Eurocopa de 2012 sino también de ser un hombre privilegiado al volante, donde la calma y tranquilidad que emana, son un buen escudo contra los sustos en carretera. “No me gusta la excesiva velocidad, ni conducir alterado ni nervioso”, manifiesta el seleccionador nacional que confiesa además que ha pasado en ocasiones “miedo” cuando se ha puesto de copiloto con algunos futbolistas. Y esa prudencia al volante le ha supuesto recibir “pocas multas y si acaso alguna que otra por leves despistes”. Nada grave y hecho que en los tiempos que corren le convierte desde luego en un auténtico triunfador.

Por ello, él vuelca su experiencia y con la mayor de las modestias recomienda a los conductores y más en estas fechas señaladas, “que sean prudentes al volante”, que aunque no lo parezca en las carreteras se juegan “finales” determinantes todos los días.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×