La Dirección General de Tráfico (DGT) lleva utilizando desde 2019 un total de once drones para vigilar, controlar y gestionar el tráfico en nuestro país.

Desde el 2019 once drones nos vigilan

Foto:autobild.es

La Dirección General de Tráfico (DGT) lleva utilizando desde 2019 un total de once drones para vigilar, controlar y gestionar el tráfico de las carreteras españolas. Estos dispositivos se destinan prioritariamente a la vigilancia del tráfico en tramos de riesgo, la supervisión de distracciones durante la conducción y los controles de velocidad.

Cabe destacar que, de los once drones de la DGT, tres disponen del informe técnico del Centro Español de Metrología (CEM)para poder vigilar el tráfico y detectar infracciones, mientras que los ocho restantes se utilizan para monitorizar y regular el tráfico.

Más de 430 horas de vuelo

De enero a agosto de 2020, estos drones captaron un total de 220 infracciones tras realizar más de 430 horas de vuelo (316 horas de vigilancia y 55 horas de regulación). Entre las infracciones más repetidas destacaron las siguientes: no respetar la prioridad (28%), el uso incorrecto del cinturón de seguridad o SRI (16%), el uso indebido del móvil al volante (12%) o no respetar las marcas longitudinales de la calzada (12%). Además, un 4% de las infracciones captadas por los drones de la DGT fueron por adelantar a ciclistas sin respetar la distancia mínima de seguridad.

La DGT cuenta con un equipo de 28 personas capacitadas para pilotar drones y 13 personas para operar sus cámaras. No obstante, se ha formado a 12 pilotos y 13 operadores de cámara más en la Agrupación de Tráfico. En cuanto a los drones, tienen una autonomía de vuelo de 20 minutos y vuelan a una altura de 120 metros con un radio de acción de 500 metros, de modo que son capaces de captar infracciones hasta a un kilómetro de distancia mediante sus cámaras de alta resolución.

Te contamos cómo trabajan los drones de la DGT

Elección del tramo a vigilar

En primer lugar, tanto los jefes provinciales de Tráfico, como los Centros de Control de la DGT y los subsectores de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, determinan en base a sus datos qué tramos necesitan vigilancia por parte de los drones. Teniendo en cuenta estos datos y las limitaciones de los drones en términos de seguridad (espacio aéreo no controlado, posibilidad de estacionar una unidad para realizar el control, distancia con respecto a aeródromos y aeropuertos, etc.), la Unidad de Medios Aéreos (UMA) elabora un listado de las zonas de misiones y un calendario de fechas y tramos.

Elección de la base segura de despegue

Cuando ya esté determinada la zona a vigilar por los drones, se selecciona un punto cercano al tramo a vigilar para poder estacionar con total seguridad la furgoneta de la UMA. En dicho punto, se despliega una manga de viento con tal de controlar la velocidad y dirección del viento que pueda afectar e influir en el vuelo del dron. Seguidamente, la unidad de la UMA señaliza en el suelo un perímetro de seguridad donde despegará y aterrizará el dron.

Montaje y comprobación del dron

El tercer paso consiste en montar el dron y comprobar su correcto funcionamiento y la calibración del aparato y las cámaras que servirán para vigilar la circulación y captar y grabar las posibles infracciones de los conductores/as. Acto seguido, se coloca el dron en el área de seguridad de despegue y tras instalar la batería (20 minutos de autonomía), el dispositivo podría comenzar su misión.

El papel de los operadores

Dos operadores harán despegar el dron, que durante su vuelto no cruzará la carretera, ni volará por encima de 120 metros, ni cerca de lugares estratégicos como aeródromos, aeropuertos, etc. El dron siempre volará en el campo visual de un piloto acreditado que controlará el vuelo en todo momento. Por su parte, la cámara podrá estar controlada y manejada por un funcionario de la UMA o por un agente de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Sobrevolar y observar

El dron sobrevolará las inmediaciones de la carretera en el punto o puntos en que se solicita la vigilancia. Mientras tanto, el operador de cámara observará y vigilará las maniobras de los conductores/as cuyas infracciones quedarán registradas en soporte informático en el equipo que desplaza la UMA.

Notificación de la denuncia

Por último, en función de la disponibilidad, una patrulla de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil se situará en las cercanías de la vía vigilada. De este modo, en caso de producirse una infracción detectada por el operador de cámara del dron, la patrulla podrá detener in situ al conductor/a responsable para notificarle la apertura del expediente sancionador.

Las denuncias se notifican en el acto

Normalmente, las denuncias se notifican en el acto, pero si es imposible se abre expediente mediante la Jefatura Provincial o el Centro de Tratamiento de Denuncias Automatizadas (CTDA). En cualquier caso, el boletín de la denuncia incorpora la mención “Infracción captada mediante el uso de sistema de aeronave pilotada por control remoto (dron RPAS)” y va acompañada de uno o dos fotogramas de la infracción.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

La DGT no puede multar por el uso de la mascarilla en el coche

Drones para ‘cazar’ infracciones en Semana Santa

Llegan los ‘triángulos virtuales’ la señal V-27 que introducirá la DGT

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×