Ventajas y desventajas del carsharing

Usar carsharing y sus inconvenientes

Compartir coche o utilizar vehículos 0 emisiones son de las mejores opciones para evitar que la contaminación siga afectando gravemente a nuestras ciudades. Por ello, las compañías carsharing surgen como novedosas iniciativas que ya ha conquistado a muchos conductores.

Para aquellos que no sepan de que se trata este fenómeno, el car sharing es un servicio que permite alquilar coches por periodos de tiempo limitados, ya sean horas o minutos. Las ventajas, como no, eliminar los gastos fijos que supone la compra de un vehículo, el seguro, el mantenimiento, etc. Como ejemplos de car sharing, tenemos diferentes compañías que ofrecen este servicio como son Car2go, Emov o Bluemove.

Tipos de carsharing

Podríamos diferencias entre dos tipos de prácticas, aquellas que tienen una base fija de alquiler y retorno del vehículo o aquellas que no cuentan con base fija, sino que ofrecen la posibilidad de desplazarse devolviendo el vehículo en cualquier otro lugar (free-floating).

No obstante, aunque todo parezcan ventajas y comodidades, recordemos que el hecho de conducir puede implicar que seamos sancionados por la autoridad por cualquier conducta infractora recogida en la Ley de Seguridad Vial. En caso de conducir un vehículo ofrecido con este servicio, tendremos que tener en cuenta que la sanción será notificada al titular del vehículo (compañía de carsharing), siendo estos quienes procedan a identificar al conductor del vehículo en el momento de la sanción.

Cuando el agente sancionador es la compañía de alquiler

El problema viene cuando somos sancionados ya no por la autoridad competente, sino por la propia compañía sin tener constancia de haber infringido conducta alguna. Y es que debemos de leer con detenimiento las condiciones de uso de cada compañía.

A continuación, las sanciones más frecuentes impuestas por las compañías de car sharing:

Sanciones por dejar el depósito de combustible vacío

Algunas de estas compañías, como Bluemove, establecen en sus condiciones generales que, al terminar la reserva, el cliente/usuario cuidará de que el depósito de combustible quede lleno, como mínimo, hasta un cuarto (1/4) de su capacidad. El incumplimiento de esta obligación faculta a Bluemove para cobrar el recargo previsto en el anexo recargos especiales de las condiciones generales.

Sin embargo, cuando hablamos de vehículos eléctricos las condiciones son diferentes. Así, por ejemplo, en Ca2go, en el caso de que el Cliente aparque el vehículo con un nivel de batería por debajo del límite del 10% (el cual aparece en el indicador de carga del vehículo), el Cliente deberá pagar un cargo de recolocación de acuerdo con la política de precios y tarifas de car2go que sea aplicable en ese momento.

Sanciones por reparación de daños al vehículo

Continuando con la compañía Car2go. Según sus condiciones generales, el cliente tiene la obligación por contrato de antes de subirse al coche comunicar todos los daños e inspeccionar el mismo.

Igualmente, deberá comprobar todos los líquidos de funcionamiento, la presión de neumáticos e incluso si el coche está sucio. Si no lo hace, la responsabilidad de los daños pasa a ser suya según los Términos de Servicio.

Si, en cambio, declaras los daños, la compañía los estudia y los imputará al cliente anterior. Estas sanciones pueden alcanzar los 500 euros.

Según los usuarios, la mejor forma de evitar estos sustos, es realizar una fotografía o vídeo del vehículo tanto al iniciar el servicio como al estacionarlo.

Sanciones por estacionar el vehículo en un aparcamiento particular

Parece ser que esta es una práctica cada vez más común. Y es que hay usuarios que guardan estos vehículos cada noche en aparcamientos particulares para utilizarlos de nuevo al día siguiente de forma exclusiva ello. De este modo, reservan un vehículo, el cual debería de estar en uso para el resto de clientes. Esta práctica puede ser penalizada con 250 euros, grúa aparte.

Por último, destacar que, en caso de accidente, hemos de tener en cuenta que prácticamente todas las compañías cuentan con seguro a todo riesgo con franquicia de 500 euros. Es decir, el conductor responsable del accidente en un vehículo car sharing abonará la reparación hasta un máximo de 500 euros, cifra a partir de la cual se hará cargo la compañía de seguros. Pero cuidado, compañías como Car2go no tienen cubiertos los daños físicos al conductor.

Ángela Gómez

Departamento Jurídico de Pyramid Consulting

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×