La crisis económica ha hecho muchos estragos en todos los sectores. La falta de capital para mantener adecuadamente las infraestructuras ha provocado que los ocho radares fijos que vigilan la velocidad en la provincia de Salamanca cuenten ahora con escaso mantenimiento influyendo esto a la hora de poner las sanciones oportunas.

Estos dispositivos ‘cazaron’ en el primer semestre de este año a 408 infractores que excedieron el límite de velocidad marcado en esas vías, por lo que estos números distan mucho de las 1.994 multas emitidas por estos radares en el mismo periodo del 2011, cifrando la situación actual en un 80% menos.

Todo esto viene dado por varias razones que tienen su punto de encuentro en la crisis económica. El menor poder adquisitivo de los ciudadanos que conducen con más precaución para poder evitar las multas y el notable descenso del tráfico en las carreteras también por la situación económica son los principales causantes de este descenso de sanciones como se precisaba desde la Subdelegación del Gobierno.

Sin embargo los recientes arreglos que la Dirección General de Tráfico (DGT) llevó a cabo en numerosos radares de toda la Península parece que sí que se están notando de manera especial en Salamanca dado que sólo en julio y en agosto estos dispositivos han emitido 304 multas y eso supone prácticamente por 100 sanciones, el total de los primeros seis meses del año. Unas cifras que demuestran como el escaso mantenimiento de estos dispositivos les impedía hacer correctamente su trabajo.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×