Cuando tienes el coche averiado

Coche averiado: cómo actuar

En el día a día esto no es un gran problema. El caos comienza cuando el coche averiado nos deja tirados en medio de un viaje.

Todos sabemos que mejor forma de evitar un coche averiado en mitad de un viaje es hacerle un chequeo completo antes de salir. No obstante, aún así pueden surgir imprevistos a mitad de camino.

Un coche averiado en la carretera

Vas alegremente con destino a unas vacaciones y, de repente, el coche decide dejar de funcionar.

Por más revisiones que hayamos hecho, y por muy nuevo que sea el vehículo, todos podemos ser víctimas de un coche averiado.

Dentro de lo malo, la mejor situación sería si esto ocurre estando en un centro urbano. Y es que un coche averiado en una ciudad tendrá una solución más rápida que en medio de la nada.

Lo primero, en cualquier caso, es avisar al resto de usuarios de la vía de que hay un coche averiado. Encenderemos las luces de emergencia, y apartaremos el vehículo al lado derecho de la calzada. Si el motor no ha llegado ni a eso, los triángulos de emergencia serán especialmente importantes.

Cuando la avería se produce en carretera hay que actuar con aún más precaución. Y es que el resto de vehículos irán a mayor velocidad que en ciudad. Una vez más, comenzamos encendiendo las luces de emergencia y retirando el vehículo hacia la derecha. Si, para colmo de males, esta situación se da de noche, habrá que encender también las luces de posición.

El siguiente paso será señalizar la avería con los triángulos de emergencia. No obstante, no olvides que antes de bajar del coche averiado deberás ponerte el chaleco reflectante. De no hacerlo, podrán multarte con 200 euros.

Los triángulos de emergencia

Son uno de los elementos imprescindibles en un coche. En función del tipo de carretera por el que circules, se colocará uno o los dos, pero ambos deberán viajar contigo.

Si el coche averiado está en una carretera de doble sentido, habrá que colocar un triángulo delante del mismo y otro detrás, a una distancia mínima de 50 metros del coche. Así, cualquier vehículo sabrá que allí hay un coche averiado a más de 100 metros de distancia.

Si la visibilidad no es buena, por la presencia de una curva o cambio de rasante, deberás de aumentar la distancia de colocación.

Si la acvería se produce en una autovía o autopista, sólo habrá que colocar el triángulo trasero. Igualmente, tendrá que estar a 50 metros.

Una vez asegurada la zona

No intentes hacerte el héroe. Lo más práctico es, en cuanto tenemos un coche averiado, llamar al seguro. Ellos te informarán de qué servicio de asistencia tienes contratado, para que envíen una grúa.

Mientras esperamos a que vengan a auxiliarnos, nada de esperar dentro del coche, porque es muy peligroso. Sin quitarnos, ni nosotros ni el resto de pasajeros, el chaleco reflectante, nos alejaremos lo máximo posible de la vía.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Invierno: tiempo de accidentes

Cómo actuar en un accidente de tráfico

La Guardia Civil me da el alto. ¿Qué hago?

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×