Cómo comprar un coche usado

Coche usado: ¿debo comprarlo?

Cada vez más usuarios se decantan por un coche usado. Tanto es así, que ese sector ha crecido un 17,3% en 2016 con respecto al año previo.

Durante el 2016, último año del que se tienen datos completos, se matricularon 1.147.007 vehículos. Cuando hablamos de coche usado, la cifra alcanzó los 1.941.073.

Y aunque comprar un coche usado sea una buena forma de asegurar unos euros de ahorro, no todos valen y muchos intentarán darnos gato por liebre. Por eso, os recomendamos algunos puntos a tener en cuenta para saber si, efectivamente, ese coche usado nos conviene.

Elementos a observar en el coche usado

Os detallamos algunos elementos del vehículo que no debéis dejar de revisar si pensáis comprarlo.

El cuentakilómetros

Es fundamental. Deberás ver cuántos kilómetros ha hecho, y estar atento por si la cifra chirría. Y es que es rar que un coche usado durante 10 años, por ejemplo, sólo haya hecho 40.000 kilómetros.

Si ves que la cifra es excesivamente baja, pregunta al vendedor por qué, y valora si la respuesta te convence. Igualmente, siempre puedes acudir a la Jefatura Provincial de Tráfico para pedir una nota simple en el Registro General de Vehículos: el documento refleja el número de kilómetros que tenía el coche cuando pasó la última ITV y sólo cuesta 8,30 euros.

El motor

Aún sin saber demasiado de coches, podemos intuir si éste se encuentra en buenas condiciones. Así, si al arrancar y apagar el coche no hace ningún ruido, tendremos una buena señal. También deberemos prestar atención al tema de la temperatura, puesto que podría indicar que sólo trabaja bien cuando la climatología acompaña.

Los frenos

Este es un punto clave a revisar en el coche usado. No sólo para evitar posibles estafas, sino porque es una cuestión fundamental de seguridad.

Deberás tener en cuenta si el vehículo en cuestión tiene ESP o ABS. Si uno de los testigos se enciende en el panel de control, quiere decir que algo no marcha bien.

Por supuesto, también habrá que probar el coche. Si durante la conducción el pedal del freno vibra, no te interesa.

La dirección

El volante deberá girar completamente. Además, tendrá que hacerlo sin chirriar, y de forma suave. No obstante, siempre hay que recordar que hay direcciones más blandas y otras más duras.

La transmisión

No es extraño que un coche usado tenga el embrague algo desgastado. POr eso habrá que fijarse en el tacto al pisarlo, o en el recorrido del pedal.

También hay que tener cuidado con las marchas: el cambio debe ser fluído, tanto en frío como en caliente. Obviamente, para comprobarlo deberás probar el coche durante un rato, para comprobar que en marc ha también funciona correctamente.

Las ruedas

Los neumáticos de un coche usado hay que mirarlos uno por uno. Por supuesto, habrá que comprobar que estén en buen estado, y no excesivamente desgastados. Pero además os recomendamos estudiar el desgaste: si es más pronunciado en un sitio que en otro, podría indicar un problema con el rodamiento o con la suspensión.

La suspensión

Al hilo del punto anterior. Una vez comprobado visualmente el estado de los neumáticos, llegará el mometno de probarlos.

Si durante la prueba de conducción tienes la posibilidad de coger algún bache, no lo dudes: hazlo. Así podrás comprobar la estabilidad del coche. Igualmente, intenta probar por disitntos terrenos, para ver cómo se defiende el coche usado.

Atención a los humos

Es imprescindible estudiar el humo que sale del tubo de escape. Y es que su color podría determinar muchas cosas.

Así, si es de color azul significa que consume más aceite de la cuenta. El blanco podría indicar que falta carburante o que hay condensación en el escape. Si es demasiado negro, podría indicar que este coche usado consume mucho combustible.

Las luces

Las largas, las cortas, las de posición las antinieble… Y, por supuesto, los intermitentes y la marcha atrás. Una luz que no funciona podría deberse a una bombilla fundida o, lo que sería mucho peor, un fallo en la centralita.

La chapa

Mira detenidamente toda la carrocería. Para hacerlo, es importante que sea a la luz del día y en un ambiente seco, básicamente porque la humedad y las luces artificiales pueden esconder posibles defectos.

Los trámites

Una vez elegido el coche usado de tus sueños, llegará el momento de hacer los trámites pertinentes. Lo primero, será redactar un contrato. Ni compres ni vendas nunca un coche usado sin un contrato de por medio.

A continuación, tras abonar las correspondientes tasas, podrás contratar el seguro a tu nombre.

Si esta información te ha resultado útil, te recomendamos seguir navegando por los siguinetes enlaces:

¿Puedes elegir la matrícula de tu coche?

Vehículos usados: ¿Cuánto cuesta venderlos?

Impuesto de circulación: qué es y cómo pagarlo

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×