Cómo saber que hay que cambiar el embrague

Cómo y cuándo cambiar el embrague
El embrague es una pieza mecánica propia de los coches equipados con caja de cambios manual. Permite el cambio de una marcha a otra, al tiempo que absorbe las sacudidas de la transmisión.

El embrague es, por tanto, una pieza clave en los coches de marchas. Y por eso hay que darle un mantenimiento, al igual que al resto de piezas. Y ese mantenimiento incluirá, en un momento dado, su sustitución.

No obstante, no existe un momento exacto en el que hay que cambiar el embrague. Y es que no es algo que dependa del kilometraje o de la antigüedad de la pieza, sino del uso que le demos. Así, un vehículo que circula por ciudad, con múltiples paradas y arrancadas, necesitará sustituir el embrague antes que uno que circule por carretera.

Signos de que hay que cambiar el embrague

Aunque no exista un punto exacto para saber que hay que sustituirlo, sí hay algunas señales que el vehículo emitirá para indicar que ha llegado la hora.

Lo mejor para saber si es el momento adecuado es seguir los siguientes pasos, y confirmar o desmentir que tenemos que cambiar el embrague:

– Si al cambiar de marcha rasca.

Cuando el embrague está desgastado, no funcionará correctamente. Por eso, al cambiar de marcha notaremos que rasca. Eso quiere decir que el disco ya no transmite la potencia del motor a la caja de cambios y al terreno.

– Revoluciona pero no acelera.

Si, en una cuesta, pisamos el acelerador y suben las revoluciones pero no la velocidad, será un signo inequívoco de que hay que cambiar el embrague.

– Cambios bruscos de marcha.

Si al meter otra marcha el cambio no se hace suavemente, sino a tirones o con esfuerzo, es que el embrague no funciona bien. Y es que la forma adecuada es cuando, al cambiar de marcha, se nota que lo hace de forma suave.

– El recorrido.

Un recorrido más corto de lo habitual del pedal manifestará que el disco se está empezando a desgastar. Al mismo tiempo, el pedal estará más alto de lo habitual.

– ¿Se cala el coche?

No es una situación agradable, pero en realidad que el coche se cale es una buena señal.

Así, podemos hacer una prueba más para saber si el disco está desgastado. Eso sí, siempre con el coche parado y el freno de mano puesto. En ese momento, debemos meter tercera y acelerar al tiempo que soltamos el embrague. Cuanto más tarde en calarse, más desgastado estará.

No obstante, no es recomendable hacer esta prueba con frecuencia. Y es que la misma prueba provocará un gran desgaste en el embrague.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Correa de distribución: cuándo hay que cambiarla

Pastillas de freno: cuánto cuesta cambiarlas

Piezas pirata: cada vez hay más

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×