Por qué hay que cambiar la correa de distribución

Correa de distribución: cuándo hay que cambiarla

Es una de las averías más caras y, al mismo tiempo, una de las más frecuentes. Hablamos de la rotura de la correa de distribución. Y es que de esta pieza depende el buen funcionamiento  del motor.

La principal función de la correa de distribución es sincronizar el movimiento del cigüeñal y el álbol de levas. Así, las válvulas podrán abrirse y cerrarse, sin riesgo de que sean golpeadas por los pistones.

El problema viene porque, en ocasiones, la correa de distribución se rompe sin apenas haber dado signos previos de deterioro. En otros casos, en cambio, el fallo viene de nuestra parte, puesto que a veces no sabemos identificar los signos que nos envía.

Cómo saber si tengo que cambiar la correa de distribución

Lo primero que debemos tener en cuanta para saber cuándo debemos cambiar la correa de distribución es que muchas pistas están en el libro de mantenimiento del vehículo. Así, los fabricantes recomiendan el kilometraje máximo al que podemos llegar antes de tener qeu cambiarla. Estas cifras oscilan entre los 60.000 y los 150.000 kilómetros.

En cualquier caso, no podemos tomarlo como algo fijo, sino como algo orientativo. Así, por ejemplo, para alguien que conduce habitualmente por ciudad, esta cifra se reduciría en torno al 20%; esto se debe a que durante el tiempo que el vehículo permanece parado en semáforos o por otras señales, la correa de distribución seguirá funcionando, aunque no aumente el cuentakilómetros.

Ademas, cada 5 años también es reocmendable revisar la correa, por si ésta tuviese muescas, gruetas o un desgaste excesivo.

Las señales de que tienes que cambiar la correa de distribución

Además de seguir las recomendaciones del fabricante, hay otras señales que pueden decirte que ha llegado el momento de cambiar la correa de distribución:

1. Como decíamos, la correa también hay que revisarla periódicamente. Si al mirarla encuentras que tiene grietas, será el momento de cambiarla. Esta situación puede darse aunque no sea excesivamente antigua por factores como, por ejemplo, que su alineación no sea la adecuada o la temperatura a la que se somete es excesivamente alta.

2. Los ruidos debajo del capó no suelen ser un buen presagio. Y, en este caso, vendría de la transmisión. Si hace un ruido inusual, puede deberse a que la tensión de la correa no sea la correcta. A veces es suficiente con modificar la tensión, pero en otras ocasiones supone su sustitución.

3. Una vibración inusual del vehículo también puede ser señal inequívoca. Si con el coche detenido y el motor encendido, la vibración del coche no es la usual, probablemente se deba a una correa en mal estado. De ser así, los pistones y las válvulas estarían pagando las consecuencias.

4. Dificultad en el arranque. Si ves que el coche tarda más de la cuenta al arrancar y el ruido no es el normal, probablemente se deba a la correa de distribución.

5. Si al mirar la correa le notas un brillo inusual en algunas zonas, debes empezar a sospechar. Y es qeu puede deberse a una mala alineación o a una tensión incorrecta. El momento en el que el brillo está más por los bordes, indicaría que se trata de la alineación; si es en los dientes, será por la tensión.

Cuánto cuesta cambiar la correa de distribución

El precio de cambiar la correa de distribución variará en función de muchos factores. Tanto es así, que el precio oscila entre los 300 y los mil euros, según el coche y el motor. Y estas cifras se verán aumentadas si la correa ya se ha roto, en cuyo caso estaría entre los 1.500 y los 2.000 euros. Si la correa se sale y daña el motor, el precio se dispararía.

En cualquier caso, cuando llegue el momento de cambiar la correa habrá que acudir a un taller de confianza. Y es que si ésta no se instala bien, provocará fallos en el motor.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Cómo elegir un taller mecánico

La estafa de manipular el cuentakilómetros

Conducir con calor: cuidado con el climatizador

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×