El otro día hablábamos de la primera multa por exceso de velocidad: ocurría el 28 de febrero de 1896 y su ‘víctima’ era un inconsciente que circulaba a la temeraria velocidad de 13 km/h en una zona cuya limitación era de 3,2 km/h. Esta historia ya es curiosa de por sí, pero si seguimos indagando, podemos descubrir más cosas curiosas. Como que por ejemplo, tres años después de que tuviera lugar este evento, se produjo otro hito: por primera vez se superaban los 100 km/h.



Su artífice fue Camille Jenatzy, conocido como el “Diablo Rojo”, ya que llevaba una barba de dicho color. Es conocido, según leemos en Coches.com por haber fabricado varios prototipos de coches eléctricos así como por haber batido tres veces el récord mundial de velocidad. La primera vez fue el 17 de enero de 1899 en Francia llegó a los 66,66 km/; se superó más tarde alcanzando los 80,35 km/h el 27 de enero. El mayor logro llegó sin duda el 29 de abril de ese año con la llegada a los 105,88 km/h.

El coche se llamó ‘Jamais Contente’ y más bien parecía un misil con ruedas según las imágenes que hemos visto. Tenía dos motores de 67 CV, un peso de 1,5 toneladas, ruedas especiales, una longitud de 3,6 metros y anchura de 1,56. Si quieres verlo, está disponible en el Museo del Automóvil de Compiègne, en Francia.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×