Si una tormenta eléctrica te pilla dentro del coche

Dentro de un coche no cae un rayo

Entre junio y septiembre se multiplica el número de descargas eléctricas, que alcanzan hasta 1.300.000 a lo largo del año. Pero podemos estar tranquilos: si estamos dentro del coche, no corremos peligro.

Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), cada año en España se dan de promedio 1.300.000 descargas eléctricas. Su mayoría se encuentran, precisamente, en los meses de mayor movimiento en las carreteras, es decir, entre junio y septiembre.

Las tormentas han llegado de nuevo a gran parte de España, y lo han hecho al mismo tiempo que muchos conductores emprenden el viaje de regreso a casa. En estas situaciones, tal y como recuerda en diario Abc, adquiere especial importancia extremar la precaución a los mandos de un coche, reducir la velocidad y mantener la calma. Y esos consejos son aplicables también a las tormentas eléctricas. Y es que el interior del coche se puede considerar zona segura.

No obstante, si queremos mantenernos a salvo, debemos respetar 3 normas básicas: no bajar del coche, mantener cerradas las ventanillas y tener apagada la radio.

El coche es un buen refugio

Aunque a muchos les resulte inverosímil, el interior del coche es un buen sitio para resguardarse en caso de tormenta eléctrica. Tanto es así, que el meteorólogo Emilio Rey le ha confirmado a Abc que, si estalla una tormenta cuando estamos en medio del campo, lo mejor que podemos hacer es guarecernos en nuestro vehículo y cerrar las ventanillas.

Esto se debe al denominado efecto “jaula de Faraday”. Así, la electricidad se derramaría por las superficies metálicas de exterior, manteniendo el interior a salvo. Por eso, en medio de la tormenta, lo mejor que podemos hacer es meternos en el coche y, siempre con calma, esperar a que termine.

Cuando estamos circulando

Las probabilidades de que un rayo alcance nuestro coche mientras circulamos por la ciudad son prácticamente nulas. No obstante, esta situación cambia si la circulación tiene lugar por carretera. Sobre todo, tendremos que extremar las precauciones si detenemos la marcha: vigilaremos que no estacionamos cerca de vallas metálicas, tendidos eléctricos o balsas de agua. Igualmente, mientras permanezcamos en el interior del vehículo tendremos que prestar atención para no entrar en contacto con las partes metálicas del mismo.

Conviene recordar que los rayos pueden transportar corrientes de 30.000 amperios de intensidad y 800.000 voltios de tensión y generar una energía en forma de calor de unos 8.000 ºC.

Dónde podemos y dónde no podemos estar en una tormenta eléctrica

Así como nuestro coche será un buen refugio en caso de tormenta eléctrica, hay otros sitios en los que nunca debemos estar. Por ejemplo, en la playa, en la piscina o en la montaña. Y es que en los dos primeros casos habrá que recordar que el agua conduce la electricidad, por lo que podría provocar una descarga. Pero tampoco hay que alarmarse: si vamos en un barco, en la mayoría de los casos éste contará con un sistema pararrayos en los palos mayores.

Con respecto a la montaña, el principal problema será la altitud. Por eso, si hay previsión de tormenta lo mejor será mantenerse alejado de ella.

Finalmente, si cuando estalla la tormenta estamos en casa, tendremos que mantener cerradas las ventanas y cualquier elemento que provoqeu corrientes de aire. Y es que los rayos siguen a menudo a esas corrientes.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Las carreteras más peligrosas del mundo

Conducción segura durante la ola de frío

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×