No es oro todo lo que reluce y ante una sencilla e inofensiva apariencia de Toyota Yaris blanco, este coche pronto comenzará a sembrar el terror en las calles de Granada. Nada en él levantaría sospechas, y sin embargo su único objetivo es multar toda infracción que se encuentre a su paso.

Bajo el nombre de ‘Denunciator’ ha corrido como la pólvora por las calles de Granada, la misión que este coche ha adoptado: imponer multas a todo lo que se capte y se tome como infracción sin atender a ningún tipo de excusa. Por este motivo, los conductores están especialmente irritados, porque por un lado se encarecen las sanciones y por otro no se les deja respirar y ahora especialmente vigilados.

En su techo Denunciator cuenta con su arma más potente: una cámara que puede manejarse desde el interior con control remoto que está conectada al ordenador del propio vehículo que es él, quien se encarga solito de procesar las multas. Un instrumento que por sí mismo haría las funciones de cualquier agente y sin posibilidad de réplica ni de tener la notificación previa de la sanción ya que ésta llegará puntualmente al domicilio del infractor.

Al parecer este vehículo pertenece a una empresa que es concesionaria del Servicio de Grúa en Granada y sería un ejemplo más de cómo la empresa privada intenta recaudar a base de las multas de tráfico de los conductores, que cada vez por unas cosas u otras son más pobres.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×