La eficiencia de los radares es indiscutible y en la localidad asturiana de Mieres del Camino lo están comprobando en su propia piel, tras la instalación de uno de ellos en un semáforo que ha hecho que se tripliquen las multas de tráfico en un tiempo récord.

Las tecnologías están hechas para facilitar la vida de las personas y desde luego que en Mieres del Camino la Policía Local ha encontrado un buen aliado para hacer que engorde la caja registradora del Consistorio. Se trata de un radar de semáforo situado en el cruce de las calles Ramón Pérez de Ayala y la Avenida de México, que casualmente se tratan de uno de los puntos de más confluencia de tráfico de la localidad asturiana.

Estos ingredientes, radar, semáforo y congestión de tráfico, han hecho por sí solos que se disparen las multas de circulación, logrando hasta triplicar las sanciones que antes imponían los agentes de la unidad de Tráfico de la Policía Local. Un ejemplo claro de lo valiosos que son los foto-rojos para recaudar fondos, destinados la mayor parte a tapar los agujeros que tienen los ayuntamientos.

Traducido esto en cifras resulta todavía más doloroso al confirmarse que el semáforo más rentable está detectando algo más de un centenar de infracciones a la semana y que cerca de 500 conductores ya han recibido su respectiva multa en el primer mes de funcionamiento del radar. Cifras que se alejan con mucho de la actuación de la Policía Local cuyo mes más activo no llegaba a superar la barrera de las 150 multas mensuales.

Un sistema destinado a controlar que no se cruce en rojo si el semáforo lo indica así y que de no ser cumplido por los conductores, les lleva a tener que pagar multas de 200 euros, muy difíciles ahora de esquivar con esta rentable tecnología.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×