Que el verano no acabe con tu coche

Cómo evitar el calentamiento del motor en verano

Ya está aquí el verano. No formalmente, pero sí las temperaturas. Por eso, entramos en la época del calentamiento de los motores de los vehículos. Por eso, hay que saber cómo reaccionar si nos pasa.

Todos sufrimos el calor, y no sólo los humanos. Tanto es así, que hasta los coches sufren las temperaturas del verano. De hecho, cuando son los coches los que las padecen, pueden ocasionar serios problemas que deriven en grandes gastos. En la mayoría de los casos, la prevención es la mejor manera de evitar estas desagradables situaciones.

Por eso, os dejamos algunos consejos por si, ahora o a lo largo del verano, veis cómo el indicador de temperatura del motor se dispara por encima de los 90 grados.

Qué hacer si se calienta el motor

Todos nos asustamos cuando algún indicador del panel electrónico del coche se enciende, sobre todo si no sabemos qué significa. Por eso, lo primero que tenemos que saber es cuál es del que hablamos, que suele asemejarse a este:

Cómo evitar el calentamiento del motor en verano

Una vez sabemos cuál es, será el momento de comprender que la temperatura normal de un motor es inferior a los 90 grados. Si supera esta medida, será el momento de poner en práctica estos consejos.

1. Detenga el vehículo

Si el verano ya ha hecho su efecto sobre el motor y se enciende el piloto, lo primero es parar el coche. Con el motor apagado, esperaremos un tiempo prudencial para ver si se soluciona. Si no se apaga el indicador, habrá que llamar a los servicios de asistencia.

2. Comprobar el nivel de anticongelante

Antes de hacer esta prueba, hay que matizar que el motor tendrá que estar frío. Si tomamos las medidas con el motor caliente, no saldrá un resultado fiable, aparte de ser peligroso.

Por tanto, una vez frío el motor, abriremos la tapa del depósito en el que se almacena el líquido de refrigeración. Cuidadosamente, veremos si está por debajo de la marca, en cuyo caso habrá que reponerlo.

3. Mirar debajo del depósito

Descartado el asunto del anticongelante, no está de más mirar la parte baja del depósito. Así, nos aseguraremos de que no hay ninguna fuga. Habrá que mirar todas las partes detenidamente, especialmente las juntas.

4. Los radiadores

Tendremos que seguir los mismos pasos que ya hicimos con el anticongelante. Y eso sin perder de vista que alguna china ha podido dañarlos, especialmetne en los puntos de unión con el motor.

5. La bomba

La fuga puede estar, incluso, en la propia bomba. Sí el líquido es oscuro, será porque hay una corrosión del sistema. La solución pasará por renovar el circuito utilizando un líquido capaz de soportar altas temperaturas.

Si esta información te ha sido útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Los hombres cometen más infracciones por conducción y drogas que las mujeres

Coche averiado: cómo actuar

Un atasco puede averiar tu coche

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×