Trucos para evitar las altas temperaturas en el interior del vehículo

Cómo evitar que se caliente el vehículo

La llegada del verano y las altas temperaturas conlleva muchas cosas buenas. Pero a nadie le gusta aparcar en la calle y encontrarse el interior del vehículo a una temperatura imposible.

El calor no es buen acompañante durante la conducción. Por eso, cuando se deja el vehículo en la calle en verano normalmente hay que esperar un rato antes de poder subir, ya que la temperatura asciende al máximo. Podremos acelerar el proceso de enfriamiento llevando a cabo algunos trucos.

El aparcamiento

Este consejo parece muy básico, pero es que es fundamental. Así, siempre que sea posible, lo mejor es aparcar a cubierto. Mientras evitemos que los rayos del sol incidan directamente sobre el vehículos, estaremos evitando que suba la temperatura.

Si esto no es posible, habrá que buscar algún sitio a la sombra. Y es que la diferencia entre aparcar al sol y hacerlo a la sombra puede suponer una diferencia de hasta 30 grados en el interior del vehículo.

Eso sí, habrá que tener en cuenta cuánto tiempo va a permanecer aparcado el vehículo. De este modo, habrá que tener en cuenta cómo irá avanzando el sol en ese tiempo, para intentar que, cuando vayamos a cogerlo, lleve un rato a la sombra.

Antes de bajar del vehículo

Una vez que hayamos aparcado el vehículo, también podremos seguir algunos trucos para que el interior no se caliente de más. Así, podemos dejar una pequeña rendija abierta en las ventanillas. De este modo, evitaremos que el calor no se acumule tanto en el interior.

También podemos valernos de un artilugio más clásico: el parasol. Es realmente efectivo, ya que aunque el interior se seguirá calentando, evitará que la sensación de sofoco sea tan alta. Y es que un parasol de aluminio combate hasta el 99,5% de los rayos UVA.

Tampoco estará de más poner otro parasol sobre los sistemas de retención infantil. De este modo, cuando los pequeños suban al coche no se quemarán con las piezas metálicas del arnés.

Finalmente, podemos optar por una alternativa más sofisticada. Así, podríamos tintar las lunas del coche, lo cual reduce bastante la temperatura del interior. Además, protege a los ocupantes de los rayos UVA durante la circulación.

Cómo bajar la temperatura del interior del vehículo

Si, por cualquier motivo, no hemos podido ser previsores, lo más probable es que al llegar al vehículo el interior esté muy caliente. No obstante, también podemos llevar a cabo algunos trucos para bajar la temperatura.

Lo primero, hay que abrir bien todas las puertas del coche. De este modo, el interior perderá calor. Podemos acelerarlo utilizando las puertas de abanico, abriéndolas y cerrándolas rápidamente, y bajar una ventanilla y abrir y cerrar la puerta del lado contrario varias veces.

También es importante tomarse un tiempo para activar el aire acondicionado. De este modo, lo mejor es encenderlo y dejarlo funcionar unos minutos antes de empezar a circular. Así será más eficaz.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Trucos para el buen funcionamiento del aire acondicionado

En plena ola de calor: consejos para conducir

Conducir con calor: cuidado con el climatizador

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×