Se comenta por las esquinas y es la queja de taxistas y ciudadanos indiscriminadamente,  es un tema ‘vox populi’ que cada día suma más personas indignadas y que no tiene visos de que vaya a reducirse y menos en estos tiempos. Se tratan de vidas anónimas, de muchos nombres, que cada día van a sus trabajos y tienen que hacer un verdadero y complejo proceso operativo para sortear las multas que planean por la ciudad en cualquier momento y por cualquier acción.

Paqui es uno de ellos, uno de tantos vecinos de la ciudad de Granada, que trabaja en un centro comercial como cajera de supermercado y tiene cada día que coger sin remedio para llegar a su trabajo el coche, debido a que no pasan cerca de su casa autobuses. Este hecho le ha convertido en víctima de multas, en repetidas ocasiones. "Nunca es adecuado",según confiesa, "el lugar para aparcar" porque en un principio ella dejaba su vehículo en un descampado hasta que el Ayuntamiento lo prohibió. Posteriormente encontró una solución que marcaba como mejor lugar las calles cercanas al Serrallo Plaza. Y la sorpresa no se hizo esperar. Cuando al llegar a su coche, Paqui tenía ya una multa de 100 euros esperándole.

Una práctica que se ha convertido en toda una guerra en Granada y que tiene de cabeza a sus ciudadanos que manifiestan radicalmente que "menos bolis para multar y más vigilancia contra la delincuencia", al considerar que esto tiene como principal fin, recaudar.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×