ITV: cuándo debemos pasarla

Todos los vehículos registrados en la DGT están obligados a someterse a inspecciones técnicas reguladas (ITV) que avalen su buen estado y y las emisiones contaminantes exigidas.

Periodicidad

En España se ha establecido una periodicidad mínima en la que los vehículos deben pasar la ITV en función  de la antigüedad del mismo y de su categoría.
Así pues, los tiempos cambiarán según el tipo de vehículo del que hablemos.

Para los turismos de uso particular, no habrá que pasar una ITV hasta que hayan pasado 4 años de su matriculación. A partir de ese momento y hasta los 10 años, será cada 2 años, para, desde entonces, pasarla anualmente.

Para vehículos industriales (furgonetas) se dobla su periodicidad. Por eso, la primera ITV tendrán que pasarlas a los 2 años de la matriculación, hasta los 6 cada 2 años, y cada año hasta los 10. Desde entonces, deberán pasarla cada 6 meses.

En caso de que el vehículo haya sufrido desperfectos que afecte a algún elemento de seguridad, puede ser obligatorio realizar una revisión según el dictamen del atestado. En ese caso, se les retiraría el permiso de circulación a sus conductores hasta que se arreglase la avería.

Los puntos de revisión más importantes

Cuando el vehículo va a pasar la ITV, hay una serie de puntos en los que el profesional pondrá especial atención:

Documentación técnica (Identificación del vehículo, Tarjeta de Inspección técnica, Permiso de Circulación y recibo del seguro).

Acondicionamiento exterior (espejos retrovisores, visibilidad, lunas, placa matrícula).

Acondicionamiento interior (puertas, ventanillas, mecanismos de cierre, cinturones de seguridad).

Señalización y alumbrado (luces de cruce, carretera, intermitentes, luz de freno, marcha).

Emisiones contaminantes (nivel de ruido, emisión de monóxido de carbono dentro de los límites permitidos, etc).

Sistema de frenado (eficacia de frenada).

Sistema de dirección (detección de holguras, fugas de fluido, etc).

Sistema de suspensión y ejes (rótulas, amortiguadores y articulaciones).

Conjunto motor (estado, puntos de fijación, pérdidas de fluidos).

Estado de la carrocería (bastidor, piso y bajos del vehículo).

Resultados de la ITV

Una vez que vamos a pasar la ITV con nuestro vehículo, el resultado de ésta puede ser bueno o malo, pero en medio hay muchas opciones:

Inspección favorable sin defectos: En la revisión no se ha detectado ningún defecto.

Inspección favorable con defectos leves: En la revisión se han detectado uno o varios defectos leves, por lo cual el usuario debe corregirlos para la próxima revisión sin necesidad de volver inmediatamente para comprobarlos.

Inspección desfavorable: En la revisión se han detectado un defecto grave, por lo cual la estación ITV correspondiente concederá al titular del vehículo un plazo inferior 15 días para subsanar los defectos observados (este plazo puede variar por comunidades autónomas).

Inspección negativa: En la revisión se ha detectado uno o más defectos muy graves, por lo cual el vehículo no podrá circular por sus propios medios, ni siquiera para salir de la estación a su destino o a un taller y deberá de solicitar un servicio de transporte ajeno (mediante grúa). El procedimiento de subsanación es el mismo al anterior, un plazo inferior a 15 días.

La gravedad viene determinada en función del tipo de desperfecto que se encuentre en la ITV:

Defectos Leves: no tiene un efecto significativo en la seguridad del vehículo o protección del medio ambiente. El vehículo puede circular temporalmente.

Defectos Graves: aquellos que  disminuyen las condiciones de seguridad del vehículo, ponen en riesgo a otros usuarios de las vías públicas o a la protección del medio ambiente.

Defectos Muy Graves: aquí se incluyen todos auellos defectos que constituyen un riesgo directo e inmediato para la seguridad vial.

Talleres ilegales

A la hora de pasar la ITV, también es importante tener claro dónde lo hacemos. Y es que en los últimos años han proliferado los talleres ilegales, de tal modo que las fuerzas de seguridad del estado se han puesto manos a la obra para terminar con ellos, no sólo porque caen en el fraude fiscal, sino también porque no dan garantías de seguridad a los vehículos.

Tanto es así, que en los que va de año la Guardia Civil ha cerrado 2016 128 talleres ilegales de coches. Además, en los 2.800 centros visitados, han impuesto hasta 5.473 multas administrativas.

Del total de multas administrativas tramitadas, la mayoría se han debido al incumplimiento de la normativa medioambiental sobre vertidos de residuos y a la falta de las licencias y/o autorizaciones de los organismos pertinentes.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Quedarte tirado con el coche

Las reparaciones más caras

978 euros en revisiones hasta los 100.000 km

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×