Podría parecer ficción, pero es realidad pura y dura. Hace un tiempo, a la Policía de Oviedo le dieron unas PDAs para poner multas y que todo fuera más tecnológico. De eso hace ya casi tres años, pero no ha sido hasta este 2012 cuando los agentes asturianos han empezado a probarlas. Y fue en marzo cuando los mismos policías fueron a unos cursos para aprender a usar los dispositivos.

En esos días, del 26 al 30 de marzo, les dijeron que podían poner multas a diestro y siniestro que no pasaría nada. "Les dijeron que estaban en modo prueba, que practicasen con ellos, ya que sólo se tramitarían las sanciones que imprimiesen y entregasen en papel", ha asegurado el delegado del Sindicato Independiente de Policía de Asturias (Sipla).

Pero de prueba nada. Al final resultó que estaban poniendo multas reales: a particulares, a coches del servicio de la grúa, a sus propios coches, a los policiales…

De momento, lo que se está intentando hacer es anular esas multas y que desaparezcan de todo registro, pero veremos si se puede. De momento el mismo delegado de Sipla advierte que los policías "no tienen ninguna culpa, este fallo garrafal lo deberían explicar Sanciones o la jefatura".

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×