El ídolo de millones de adolescentes se le acumulan los problemas y su imagen sigue cayendo en picado. Su última polémica transgrede por completo las normas de tráfico: fue pillado bajo los efectos de sustancias al volante mientras hacía carreras ilegales en la carretera. Varios problemas que pueden llegar a empañar la imagen del famoso cantante.

Lejos de dar ejemplo a la sociedad y de aprovechar su grandísima fama para lograr actividades solidarias, el joven Bieber no para de meterse en líos. Si hace unos días recibía una denuncia por vandalismo, acumula ahora nuevas multas en el panorama de tráfico. Anteriormente había sido protagonista de episodios de excesos de velocidad y esta vez se han vuelto a repetir con el agravante de que había consumido sustancias al volante.

Esto último sucedido en Miami en donde el intérprete de la exitosa ‘Baby’ no dudó en rebasar con mucho los 120 km/h para competir en una carrera ilegal con otro deportivo que también fue detenido. Por si no fuera suficiente el cantante se resistió todo lo que pudo a las autoridades culminando su actuación con insultos a los agentes según manifestaron fuentes policiales. Posteriormente tuvo que sincerarse y confesar que había consumido alcohol, drogas y fármacos.

Una mezcla explosiva que le ha valido una foto en la comisaria que está dando la vuelta al mundo y que empaña los éxitos que ha cosechado durante estos años en los escenarios. Una multa de tráfico elevada, (su libertad tras pagar una fianza de 2.500 dolares),  que podrá pagar sin demasiado esfuerzo pero una gran borrón en su imagen para la sociedad, mucho más difícil de limpiar.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×