Entre los futbolistas y las multas de tráfico hay una conexión especial que les hace protagonistas de sonados episodios a diario. Sus elevados ingresos, unido a sus lujosos vehículos les hacen parecer imparables en las carreteras, lo que les convierte luego en carne de cañón para las sanciones.

Son ricos, con fama y adorados por jóvenes de todo el mundo que ven en ellos un gran ejemplo a seguir. Sin embargo, hay determinadas aptitudes al volante que no son para nada ejemplarizantes y que les llevan a castigos y elevadas multas de tráfico a los futbolistas. Una de las más polémicas y reciente sanción que se ha convertido en broma y chanza en los campos de fútbol es la que le valió una cuantiosa multa económica al jugador del Real Madrid, Karim Benzema.

Éste ignorando el peligro que suponen los radares de la M-40 de Madrid, se lanzó a la carrera y no tuvo ningún reparo en derrochar gasolina y adrenalina alcanzando los 216 km/h en una vía cuyo límite está establecido en 100 km. Esta acción le ha valido no sólo el castigo económico sino que ahora también se aprovecha esta imprudencia para criticarle que las únicas carreras que hace son en la carretera cuando no da la talla en el campo de juego.

Sin abandonar el Real Madrid, aparecen más nombres de jugadores de este club que últimamente no han estado muy finos ni en pericia ni en prudencia al volante. Este es el caso de Özil que se arriesgó en hacer un giro prohibido en plena carretera o de Marcelo multado con 6.000 euros tras ser sorprendido conduciendo con un carnet sin puntos.

De esta guisa no se libran otros clubes, donde por motivos de elevadas tasas de alcohol, velocidad o imprudencias como el archiconocido Banega, jugador del Valencia, resultan multas de tráfico e incluso episodios que rozan el ridículo como el autoatropello de este último. Si a esto se le añade la poca importancia que restan a la seguridad, conduciendo escayolados (Casillas), o paseando a su bebé recién nacido en brazos, en el asiento del copiloto (Piqué), no nos extraña que gasten dinerales aunque sea sólo en sanciones.

Motivos suficientes para no elevar a tantos altares a estos improvisados dioses.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×