Un coche es una fuente de gastos y una gran inversión para la que muchos no escatiman en mimos e ideas. Sus enormes posibilidades y libertad, tal vez sean impulsores de grandes ocurrencias que se han llegado a convertir en realidad en muchos casos, aunque precisamente no fueran grandes aportaciones para la humanidad.

Entre el gran elenco de raros ingenios inspirados muchos de ellos más en la ficción con altas dosis de imaginación que en las posibilidades del mundo real, os presentamos a continuación una pequeña y divertida muestra de lo que hemos denominado como las peores ideas inventadas para los coches:

1. Dedicada a los alérgicos
En un intento por hacer un favor a esas personas que les irritan los pelos que dejan sus mascotas durante los viajes en las tapicerías, o como un detalle para esos amigos alérgicos que no pueden estar a un milímetro de distancia de un perro, gato u otro animal más exótico que se pueda portar, aparece la primitiva idea y no lo decimos únicamente por su antigüedad, probablemente de los años 30, del saco para perros. Una manera de que los animales disfruten ‘de las mejores vistas’ en directo, que por suerte no ha llegado a calar en la sociedad.

2. Para los amantes del retro
No siempre ser demasiado original o envidiado puede suponer una buena idea. El hecho de que esté de moda lo retro, no quiere decir que algunos aspectos puedan adaptarse a todo tipo de medios. Éste sería el caso del tocadiscos en la guantera. Una idea que no se adapta a un coche por mucho que éste sea un último modelo, dado que depende del estado de las carreteras y el que originó esta idea, nunca tuvo en cuenta o no conocía lo que era los baches. El atrevido no ganaría para vinilos…

3. Una cuestión de huevos
Para luchar por la sostenibilidad y medio ambiente se han adaptado mucho los medios y los vehículos. El contaminar se paga más y es una de las muchas razones por las que la Dirección General de Tráfico (DGT) no quiere coches antiguos en sus carreteras. Sin embargo a veces apostar tanto por sistemas de movilidad urbana sostenible, roza el ridículo para quien tenga que conducir determinados vehículos. Éste es el caso del bautizado como ‘coche-huevo’, mitad ruedines de bicicleta, mitad base huevo que cuenta con parabrisas integrado en la cabeza. Una idea más que original no apta para gente discreta.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×