Para poder recurrir una multa de tráfico y salir airoso es necesario recabar todas las pruebas necesarias con las que podemos contar para que los argumentos se hagan fuertes y sólidos. Contar con asesoramiento y unos buenos profesionales es básico además de estos consejos:

1. Las fotografías siempre cuentan
Ante una multa por exceso de velocidad captada por un control o radar tenemos que poner especial atención en la prueba de la fotografía. Para asegurarnos de que todo está en orden y de que puede ser una pieza clave a la hora de llevar a cabo un recurso, en la instantánea sólo tiene que aparecer el coche sancionado con su matrícula perfectamente legible. Asimismo, no dejemos cabos sueltos y comprobemos siempre la fecha, hora y lugar en el que la fotografía se tomó, debido a que cualquier error en estos puntos implica defecto de forma y puede llevarnos al éxito o a tener que pagar la multa en cuestión.

2. La Administración tiene un deber con los plazos y notificaciones
Si una multa de tráfico no llega a tiempo o se pasa un plazo de los que todo conductor cuenta para estimar un recurso, normalmente estamos ante una falta de notificación y en ella se culpabiliza de manera directa a la Administración. Una sanción no es válida si no le llega al infractor por vía administrativa. No sirve que se publique únicamente en el TESTRA, dado que ésa es una medida especial para aquellos casos en los que por vía administrativa no se ha logrado encontrar un domicilio para enviar la multa. Tener en cuenta que siempre se deben presentar y aportar copias de los documentos recibidos para ofrecer la máxima información posible a los profesionales.

3. Si no hay pruebas gráficas recurrir con más necesidad
Si estamos ante una multa que no cuenta con una prueba gráfica, como puede ser que un agente nos haya pillado hablando por móvil mientras conducimos, dependemos exclusivamente de que el propio agente ratifique los hechos. Por ello, con más necesidad es interesante que entre los quince y veinte días que se tienen para alegar, estemos dispuestos a ello aunque se pierda con esto la opción del pago reducido. Un testimonio siempre puede dar lugar a dudas por lo que llevando una buena defensa y todo bien atado será más sencillo librarse de las multas de tráfico.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×