Cómo llevar a un perro en coche

Ahora que nuestras mascotas ya pueden viajar en el Metro de Madrid, recordamos cómo hay que llevar al perro en coche.

Lo primero que debemos mirar es qué dice la ley de Tráfico acerca de llevar un perro en coche:

El conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos.

De esto se deduce que siempre que llevemos al perro en coche, debemos responsabilizarnos de que no moleste al conductor, y no interfiera en su campo de visión. Para lograrlo, podemos tomar una serie de medidas cuando movamos a nuestro perro en coche:

Paradas: recuerda que el perro debe descansar, estirarse un poco y beber agua. Por eso, es recomendable hacer paradas con frecuencia. Conseguiremos también que viajen más tranquilos.
Comida: no es buena idea dar de comer al perro justo antes de salir. Si se marea, el resultado puede ser terrorífico. Y, desde luego, ese tipo de situaciones pueden dificultar la conducción.
Ubicación: Cuando lleves a tu perro en coche debes tener en cuenta dónde lo vas a poner. Y es que, dependiendo del tamaño que tenga el can, deberá ir colocado en un lugar o en otro. Así, un perro grande va mejor en el maletero, pero siempre separado por una red o rejilla, para que no exista la posibilidad de que cruce hasta la parte delantera del vehículo. Además, tendrá que ir suketo con un arnés de doble anclaje.

Si el perro es pequeño, viajará en un transportín colocado en el suelo del asiento trasero.

También existe la opción, independientemente del tamaño del perro, de que vaya sentado en asiento trasero del coche, sujeto con un arnés de doble anclaje a los enganches de los cinturones de seguridad.

La DGT sobre los viajes del perro en coche

La DGT advierte de que el peor escenario posible es el perro tumbado sobre la bandeja trasera, detrás del conductor. El animal saldrá lanzado contra el reposacabezas del conductor si hubiera un accidente. Los dos sufrirían lesiones muy graves, incluso mortales.

También avisan de que el transportín nunca debe ir en los asientos con cinturón de seguridad; lo avisan porque el transportín destroza los puntos de sujeción del cinturón, rompiendo su parte superior. Si hubiese un accidente, el perro en coche sufriría graves lesiones, así como los ocupantes del vehículo. En cambio, si el transportín va en el suelo la energía del impacto es absorbida pronto y apenas se deforma el habitáculo del animal, por lo que las lesiones que podría sufrir serían leves.

Con respecto a la rejilla divisoria, la DGT advierte que su gran ventaja es que permite que en los viajes del perro en coche éste se mueva con libertad por el maletero sin molestar al maletero. No obstante, si hubiese un accidente el animal podría sufrir graves lesiones, por lo que lo más recomendable es combinar el transportín con la rejilla divisoria.

Dejar encerrado al perro en un coche

Lo que no hay que hacer nunca es dejar al perro encerrado dentro de un coche con las ventanas cerradas, y mucho menos ahora, con el calor que hace. Les puede dar un golpe de calor, que en menos de media hora puede ser mortal.

El artículo 337 establece el maltrato de manera injustificada a un animal doméstico o amansado causándole la muerte o lesiones que menoscaben gravemente su salud, será castigado con la pena de tres meses a un año de prisión e inhabilitación especial de uno a tres años para el ejercicio de profesión, oficio o comercio que tenga relación con los animales.

Desde el Cuerpo Nacional de la Policía destacan que dejar al perro dentro de un coche en verano, arriesgando su vida, puede ser considerado delito penal, así que no se habla solo de una importante multa -que puede llegar a los 30.000 euros-, sino también de una posible pena de cárcel.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

 El riesgo de multas para los conductores que atropellen animales

Un perro conductor provoca un accidente

Consejos prácticos para evitar golpes de calor en la conducción

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×