Atrás quedaron los tiempos en los que se podía aparcar en cualquier calle sin la preocupación de tener que sacar el ticket o si nos pasaríamos la hora estipulada. Lo vemos ya como algo remoto y aunque seguimos sin acostumbrarnos y nos fastidia el hecho de pagar y de tener un tiempo establecido para estacionar el coche en la calle, los ayuntamientos con esto están sacando un auténtico partido.

Los aparcamientos de pago se han convertido en este tiempo en la práctica para ayuntamientos de todo tipo de municipios en un nuevo impuesto. Una solución rápida y bastante rentable para recaudar ingresos en las maltrechas arcas ahogadas por la crisis. Por esta razón es fácil comprobar como en este tiempo se han ido reduciendo hasta en muchos casos suprimir del todo, los aparcamientos gratuitos. La ampliación de zonas azules y verdes, con precios reducidos para residentes, que tiene casualmente lugar en verano, como recientemente le ha sucedido a Tarragona, se extiende por las ciudades con la idea de lograr una mejor movilidad y evitar los colapsos. Sin embargo sus poderosas razones recaudatorias se encuentran por encima de todo y es lo que ha dado lugar a una auténtica rebelión ciudadana en la provincia catalana.

 Plataforma Stop Parquímetres

Los ciudadanos hartos de no tener la posibilidad de aparcar sin pagar y del aumento constante de las tarifas en la zona azul han creado recientemente la Plataforma Stop Parquímetres dedicada a denunciar el abuso que con este sistema los ayuntamientos imponen a los ciudadanos, negándose a pagar o dejando desiertas las zonas conflictivas.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×