Parece ser que el objetivo y fin de los radares de tramo no es convertirse en una herramienta recaudatoria. O en caso de que así sea, mal le va a salir la jugada a la DGT. Desde que se instalaron hace unas semanas hasta que han empezado a poner multas, han estado en un periodo de pruebas en el que en vez de poner sanciones económicas se han limitado a ‘cazar’ a los conductores que se pasaran el límite de velocidad e informarles de que lo habían hecho vía carta, pero sin multa.

Sin embargo, pocas, muy pocas cartas se han enviado, lo que hace pensar que también se podrán poner muy pocas multas, segçun ha informado el Norte de Castilla. Los datos son los siguientes: sólo se habría multado al 6% de los conductores, y la mayoría por haberse pasado por poco el límite de velocidad.

Aquellos que sí se han pasado bastante, los que circulaban hasta a 160km/h sólo han sido el 0,03% de los conductores.

La conclusión está clara: si bien es cierto que para sacar dinero estos radares no les van a servir, sí van a valer para que se respeten los límites de velocidad.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×