La región de Madrid puede estar de enhorabuena debido a que ha hecho los deberes y  cuenta ya con 240 kilómetros de barreras de protección para motoristas repartidas entre la red principal, secundaria y local de sus carreteras. Todo un avance que supondría minimizar la siniestralidad para un colectivo que es especialmente vulnerable en caso de accidente.

Este trabajo que comenzó hace tres años, cuando se colocó la primera barrera, ha experimentado una gran evolución hasta el día de hoy. Las cifras que se han llevado durante estos años lo dicen todo, al estar presente este dispositivo de seguridad en el 100% de las vías pertenecientes a la red principal y secundaria, así como  el 50% en la red local. Precisamente y para garantizar más aún su protección han sido los propios motoristas los encargados de matizar qué puntos eran susceptibles y especialmente sensibles a la hora de establecer las pertinentes barreras. Éstas consisten en un faldón de chapa de acero con perfil de doble onda y sin aristas vivas.

Del mismo modo y como la mejor medida de prevención de accidentes, aparte del aseguramiento de las carreteras, es ser prudente ante todo, se han impartido desde la Comunidad de Madrid Cursos de Conducción Segura para que este colectivo pueda valorar los riesgos que entrañan determinadas acciones,  que pueden ser finalmente mucho más determinantes a la hora de un accidente que el estado de las propias carreteras.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×