Los que en su día creyeron que podían escapar de las multas ignorando la notificación y obviando el correo certificado, no han elegido un buen momento para no pasar por caja. La necesidad de recaudación de muchos ayuntamientos, imperiosa por salir del déficit, les ha hecho trabajar más concienzudamente para que quien cometa una sanción, la pague de todas las formas. Por este motivo, el Ayuntamiento de Málaga se ha lanzado en una búsqueda incesante de más de 21.000 conductores que han ‘olvidado’ en este tiempo pagar sus multas de tráfico.

Para asegurarse del cobro de las sanciones impuestas de esos conductores que no han sido localizados, el organismo municipal de Gestión Tributaria en la ciudad andaluza, ha decidido mover ficha y a caballo ganador. Es por ello que aunque hasta en dos intentos de notificar a un conductor la existencia de una multa de tráfico no se logre resultado, en el momento en que su nombre aparezca en el listado que el Consitorio publica en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP), éste a la fuerza se tendrá que dar por enterado. De esta forma, el Ayuntamiento de Málaga se cura en salud y sus sanciones no caen en saco roto además de imposibilitar que la multa prescriba.

A partir de este momento, la solución recaerá en el conductor si se decide a abonar la sanción en un plazo de 15 días naturales para beneficiarse de la rebaja del 50% o por el contrario en caso de no estar conforme, presenta el correspondiente recurso. Si se ignoran todos estos puntos, el siguiente paso al que se tendrá que enfrentar el infractor, es el posible y frecuente en estos tiempos: embargo.

 

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×