Multas por apartar la atención de la carretera

Multas por beber agua conduciendo

Mientras conducimos, todos nuestros sentidos deben estar en la carretera. Y no hacerlo puede costarnos cuantiosas multas, aunque la distracción sea, simplemente, beber agua.

Es importante estar hidratado, pero prohibido beber agua mientras conducimos. Tanto es así, que esa costumbre puede derivar en multas, puesto que la Administración considera que eso limita nuestra atención, que debe estar centrada en la carretera.

Este hábito mientras conducimos puede ser sancionado en base al artículo 18 del Reglamento General de Circulación. Esta normativa recoge las obligaciones que ha de cumplir el conductor del vehículo, indicando textualmente que este “está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de los ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía”.

Por tanto, la norma exige que el conductor lleve los cinco sentidos en la vía. Por tanto, las multas estarían justificadas en base a mantener la seguridad propia y del resto de pasajeros y usuarios de la vía.

La importancia de conducir hidratado

A pesar de las multas impuestas por beber agua mientras se conduce, es importante mantener un adecuado nivel de hidratación al volante. Y es que ayuda a mantener un estado de alerta físico y mental.

Mantener un balance hídrico adecuado contribuye a reducir los niveles de fatiga, a regular la temperatura corporal y mantener al cerebro alerta, además de mantener los músculos activos. Tanto es así, que los expertos consideran que con una deshidratación media se reduce la capacidad física y cognitiva. Igualmente, se verán afectadas la regulación térmica y la función cardiovascular.

Llevando ese nivel de deshidratación más al extremo, podría llegar a provocar dificultades para la concentración, dolor de cabeza, irritabilidad y, a posteriori, problemas para conciliar el sueño.

Las consecuencias de la deshidratación

La mala hidratación puede provocar dolor de cabeza, cansancio y pérdida de concentración, entre otros. Por eso, adquiere especial importancia la regulación de la temperatura del habitáculo, lo cual evita la sudoración y, con ella, la pérdida de agua.

Por eso, lo más recomendable es hidratarse adecuadamente durante las pausas en la conducción. Éstas tendrán que producirse cada, máximo, 2 horas o 200 kilómetros. Lo más recomendable es el agua, o bebidas con cafeína, que mejorarán nuestro estado de alerta.

Siguiendo estas indicaciones, evitaremos multas indeseadas. Al menos en lo que a la hidratación y los descansos se refiere.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos seguir navegando por los siguientes enlaces:

¿Me pueden multar por fumar conduciendo?

Cómo afecta el calor a la conducción

Cómo llevar a un perro en coche

Buscador de multas

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×