Uno de los peores sueños de un conductor es que de repente le fallen los frenos. Sin embargo, no es el único. También teme profundamente que se pinchen las ruedas del coche. Y no es para menos, es una situación en la que nadie sabe cómo actuar, porque no estamos especialmente acostumbrados a que nos pasen cosas así y tampoco en la autoescuela nos enseñan a reaccionar ante estas situaciones.

Lo primero es lo primero: ¿cómo saber si lo que nos ha pasado es un pinchazo o no? Nos daremos cuenta porque el volante nos vibrará más de lo normal, la altura del vehículo bajará… Si nos damos cuenta de que efectivamente hemos pinchado habremos de ir reduciendo la velocidad progresivamente hasta que podamos parar a un lado de la carretera sin poner a nadie en peligro. Cuando pares, no olvides el chaleco reflectante y estar bien alejado de la carretera para ser bien visible al resto de los coches.

Cambiar la rueda y los kit antipinchazos

Después de eso, tendremos varias opciones: una de ellas es cambiar la rueda; pero puede suceder que no sepamos cómo se hace. En ese caso, podemos recurrir a nuestra compañía aseguradora si tenemos contratado el servicio.

Otra de las posibles soluciones que tendremos se ha puesto ‘de moda’ últimamente y se trata de un kit antipinchazos que podremos llevar siempre encima. Es un líquido sellador que viene en forma de spray o de gel y que aplicaremos en la rueda para que quede sellado el pinchazo al menos hasta que podamos cambiar la rueda del todo. No lo uses si vas a hacer un viaje largo; en ese caso será mejor cambiar la rueda.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×