Razones por las que librarse de las multas de la zona azul

Todo lo que está relacionado con las multas de tráfico de la zona azul siempre genera dudas y le rodea la polémica. Muchos conductores creen que son ilegales y que los controladores no tienen potestad para denunciar y que al pagar el impuesto de circulación ya no resulta necesaria costear la zona del ORA. Las principales dudas que surgen al respecto las desvelamos a continuación:

La zona azul, siempre polémica, afecta a todos los conductores y por ello así como por sus propias particularidades es conveniente destacar una serie de aspectos a tener siempre en cuenta. Las líneas azules que marcan control de estacionamiento por horas, no cuentan con poder sancionador dado que es una administración pública la que contrata los servicios de esta empresa privada para poder regular los estacionamientos.

Por otro lado, nos encontramos también con uno de los equívocos más comunes en relación con este tema. Se tiene que distinguir los términos de denuncia y multa. El hecho de que por unos minutos se nos pase el ticket o que no lo hayamos puesto dentro de un aparcamiento de zona azul, lo que encontramos en el parabrisas no se trata de una multa sino una denuncia que nos imputa por haber cometido una infracción. Por ello no saquemos tan pronto la cartera que en ese caso no se tiene que pagar.

La persona que nos denuncia, un controlador del ORA no es un agente por lo que su mensaje no tiene presunción de veracidad. La principal clave a tener en cuenta para recurrir este tipo de multas con éxito. Entonces llegados a este punto se abren dos caminos, por un lado y si entra dentro del tiempo permitido, se puede abonar 3 euros para anular la supuesta multa que a efectos legales no lo es. En caso de no hacerlo se tendrá que esperar a que llegue al domicilio el proceso sancionador del Ayuntamiento.

El éxito de recurrir estas multas

El excesivo rigor con que se mide las multas de la zona azul, convierte a este punto en una vía relativamente fácil a la hora de recurrir, dado que en ocasiones con tal de poner el ticket sancionador con prisas, es frecuente que existan errores en la matrícula, color e incluso de coherencia con las señales. Argumentos que unidos al interés recaudatorio de los municipios, son suficientes para defender nuestra inocencia de este tipo de multas, que por otro lado suelen terminar en final feliz.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×