El amor es imprevisible, loco y espontáneo. En él no se manda y todo lo puede cuando llega y te atrapa. Sin embargo esa intensidad puede convertirse casi en demencia si no sabemos controlarlo. Una pasión que no sólo se extiende a personas y que nos deja curiosas historias como la de este hombre y su romance con su coche.

Para gustos están los colores  y como en la variedad podemos encontrar de todo, hoy protagonizando el día de San Valentín, vamos a reflejar una historia que se salta todo tipo de tópicos y convencionalismos. Y si creíamos que en el amor no hay edad, no es que no importe la diferencia de años, es que en algunos casos las desigualdades superan todo tipo de barreras. Esto lo decimos por el romance tan particular de un hombre con su auto.

Se llama Robert y desde un principio cuando vio a ‘Mura’, nombre con el que desposó a su pasión, su coche, sintió un tremendo flechazo. Un Audi, clásico, elegante que le deslumbró hasta un límite de rozar la locura tal y como reconocen todos sus conocidos y familiares. Su primer ensimismamiento dio paso a continuas muestras de devoción, limpiándolo a diario, tocándolo y mirándolo le sorprendieron en repetidas ocasiones. Poco después como la separación del garaje se hacía excesiva se le hizo un espacio propio en la casa.

Las horas hablando con Mura, los regalos, las dedicatorias  y demostraciones se hicieron continuas hasta reconocer que estaba enamorado y ese sentir era por su coche. Una noticia que cayó como una bomba y que demuestra que en los temas de afectos no se manda. Y aunque nos pueda parecer una completa locura no debemos juzgar porque ‘cuando el amor no es locura, no es amor’.

Coincidiremos en reconocer eso sí que el factor coche siempre esta presente en películas e historias de amor. La velocidad y adrenalina tiende a lograr abrazos, pasión, momentos íntimos que marcan toda una vida y también estrepitosas rupturas o bofetones. Está presente en nuestro día a día y no sólo es compañero de sanciones y conversaciones con uno mismo. Por eso su relación es tan especial y es normal que algunos le den su festejo el día de San Valentín. No por ello seguiremos obviando que ese amor excesivo puede tornar en muchos casos por no decir en la mayoría en una completa locura.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×