Existen infracciones de las que no se puede uno prácticamente ni justificar aunque en los últimos tiempos han crecido alarmantemente otro tipo de sanciones, destinadas a recaudar dinero por más que se empeñen en intentar negarlo. El caso de este conductor de Gran Canarias es un buen ejemplo de ello.

Una historia que hace dudar del carácter sancionador, debido a que el supuesto infractor ha recibido una multa de tráfico de 80 euros (40 euros con la reducción por pronto pago) por ir en este caso hablando con su copiloto y de esta forma no prestar la suficiente atención a la carretera tal como se especificaba en el parte y en dicha denuncia. Esto nos lleva a un nuevo tipo de infracción y su correspondiente multa de tráfico de la que no están los conductores muy enterados o por el contrario nos lleva a sospechar del interés recaudatorio.

El silencio del conductor

Pero para sacar más punta a lo ocurrido y según las palabras textuales del agente de la Guardia Civil que interceptó al conductor en el kilómetro 4 de la carretera GC-43 de Gran Canaria, se le multaba por “ir charlando con el copiloto y no prestar atención a la carretera”. Una situación que ahora nos lleva a pensar que o se tiene que ir en un estado casi monacal en el interior del vehículo o que este agente requería aumentar su cupo de multas para justificar el Resumen de Actividades individuales (RAI) y no perder de esta manera el complemento de productividad.

De cualquier forma desde la Asociación Unificada de la Guardia Civil han considerado que la multa de tráfico está bien puesta, aunque admiten que para estos casos con una llamada de atención se cumple con creces en la misión de advertir y de velar por la seguridad en carretera sin llegar a tener que sacar la libreta de las multas.

Multa por no identificar al conductor

Pin It on Pinterest

Shares
Share This
Su navegador está desactualizado

Actualice su navegador para ver este sitio correctamenteActualizar mi navegador ahora

×